UN TORO DISECADO PROVOCA CIERTA INQUIETUD EN CARCASTILLO

Un policía foral en Carcastillo junto al toro disecado. Fotografía: Policía Foral.

Un policía foral en Carcastillo junto al toro disecado. Fotografía: Policía Foral.

El bulo de que un astado campaba a sus anchas por la localidad navarra no paró hasta que Policía Foral deshizo el entuerto.

Se llama Dorado. Un hermoso toro de la ganadería portuguesa de Sobral, de capa sarda, que pudo ser leyenda en los Sanfermines de 2015 y que tuvo que conformarse con ser ‘sobrero’ en las corridas de José Escolar y de Miura. La fama lo esquivó al año siguiente, cuando repitió como sobrero en Las Ventas y no llegó a pisar el albero. La muerte le sorprendió de forma trágica al mes siguiente, cuando se estrelló contra el vallado en el encierro de los Sanjuanes de Coria (Cáceres). Se quedó tieso allí mismo.

Pero la última palabra de Dorado no estaba escrita y su cuerpo disecado sigue sembrando hoy el temor de quien se cruza con él. La vida de este toro merece un guión de película y en ella se cruzaron un grupo de chicos que pescaban junto a la presa del río Aragón, en Carcastillo, el pasado sábado.

Una sesión de fotos

¿Y qué hacía un toro disecado solo junto al río el sábado en Carcastillo? Javier Domínguez, uno de los taxidermistas que lo disecó, explicaba las razones. “Se lo había dejado a un amigo de Carcastillo, que tiene un supermercado y quiere exhibirlo allí durante las próximas fiestas patronales. A él le gustan los toros y los caballos y tenía previsto realizar también varias fotos a los caballos junto al toro disecado. Por lo visto han dejado un momento al toro mientras iban a buscar los caballos al remolque y han debido pasar estos chicos, se han asustado y han dado la voz de alarma”, explicaba.

Pero hubo más personas que se toparon con Dorado y hasta quien difundió un mensaje por redes sociales, acompañado de una fotografía, que alertaba de la presencia de un toro suelto en Carcastillo. El bulo se disparó y sembró la inquietud entre los vecinos de la localidad.

La repercusión fue tal que agentes de la Policía Foral acabaron acercándose hasta la zona para comprobar si era real. Una vez allí comprobaron que se trataba de un astado disecado y hasta uno de los agentes posó en una foto para demostrar que el animal era inofensivo y deshacer así el entuerto. Policía Foral advirtió así en Twitter sobre el riesgo que traen los bulos que se extienden por las redes sociales y la necesidad de no creerse todo lo que se lee.

Y es que la fama que Dorado no tuvo en vida le está llegando como toro disecado. “En cuanto se ha extendido la noticia por las redes sociales no he parado de recibir avisos de personas que ya conocían a Dorado, incluso de lugares como Sevilla o Valencia”, explicaba Javier Domínguez.

Información de Íñigo Salvoch publicada en diariodenavarra.es

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.