EL FUNDI Y RAFAELILLO REIVINDICAN AL TORERO COMO FIGURA CON VALORES

 

Rafael Rubio 'Rafaelillo' (izquierda) y José Pedro Prados 'El Fundi' (derecha) reflexionaron sobre la heroicidad del torero. Fotografía: Jesús Garzaron.

Rafael Rubio ‘Rafaelillo’ (izquierda) y José Pedro Prados ‘El Fundi’ (derecha) reflexionaron sobre la heroicidad del torero. Fotografía: Jesús Garzaron.

El matador de toros madrileño y el murciano participaron el sábado en las XI Jornadas sobre Lidia y Tauromaquia de la UPNA.

José Pedro Prados ‘El Fundi’ y Rafael Rubio ‘Rafaelillo’ pusieron el broche de oro a las XI Jornadas sobre Ganado de Lidia y Tauromaquia celebradas en la Universidad Pública de Navarra. Los diestros protagonizaron la mesa redonda Dialogo entre héroes, moderada por el cronista taurino navarro Manolo Sagüés Lacasa, en la que reflexionaron sobre los valores que encarna la figura del matador.

El Fundi, madrileño de 58 años, que toreó por primera vez en Navarra en 1982, en una novillada sin picar celebrada en Sangüesa, admitió que los propios toreros en activo, “metidos en una vorágine”, no valoran “el esfuerzo que se hace a diario”. Fue su retirada de los ruedos, hace siete años, la que permitió a El Fundi valorar las aptitudes heroicas de los diestros. Porque, señalaba, gozan de un impulso especial: “El esfuerzo es innato en nosotros, estamos mentalizados para ello. Esa forma de vivir y sentir la profesión hace que no puedas aguantar un minuto más en la cama en casa o en el hospital”.

Y ejemplificaba con la rapidez con la que un matador corneado o lesionado se recupera o reaparece con prontitud, a veces incluso durante la misma faena. “La necesidad espiritual de querer estar cuanto antes hace que todo se acelere mucho más”, deducía.

Rafaelillo, nacido en Murcia hace 40 años, coincidía en que, a menudo, no son conscientes del tamaño de su esfuerzo: “Hacemos heroicidades que nos nacen, les sorprende a otras personas, pero nosotros nos dejamos llevar por una vocación y un sentimiento, por una pasión”.

Los valores del toreo

José Pedro Prados alertó de que a ese esfuerzo “se le está dejando de dar importancia”. Ilustraba su denuncia con una corrida en Madrid, en la que Miguel Ángel Perera tardó 10 minutos en retomar la faena porque le estaban curando una cornada y sufrió los pitidos de parte de la plaza. Para Rafaelillo se debía a que la sociedad actual “carece de muchos valores” que recoge el toreo. “El sacrificio, la superación, la lealtad y el respeto, el compañerismo”, enumeró el murciano.

A pesar de la rivalidad, quiso destacar la fraternidad que se respira entre la mayoría de estos profesionales, y recordó cuando el propio Fundi le guió en una tarde en la que le habían precedido el madrileño y Juan José Padilla, con lo que el listón estaba muy alto.

Después de la mesa redonda se abrió el turno de preguntas para el público. Un asistente quiso confirmar si había toros que eran dopados para mostrar más fiereza. Rafaelillo negó conocer casos y El Fundi zanjó el asunto al revelar que tal vez hace una década hubo “algún problema con alguna ganadería”, pero hoy ya no.

El periodista y crítico taurino de ‘Diario de Navarra’, Pablo García-Mancha aprovechó para pedir perdón: “Los periodistas hemos sido incapaces de trasladar a la sociedad los valores de la Tauromaquia”. Remató la intervención afirmando que los toreros sí son héroes “porque nos hacen felices”, y se llevó un gran aplauso de los concurrentes.

Información de P. D., publicada en Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.