UN ESPECTADOR DE 53 AÑOS, HERIDO EN LA SUELTA DE VACAS DE MURCHANTE

La vaca de Arriazu sube por las gradas murchantinas. Fotografía: Eva Aguado.

La vaca de Arriazu sube por las gradas murchantinas. Fotografía: Eva Aguado.

El ganado de Arriazu, de la navarra Ablitas, intentó saltar el vallado y una de las reses subió por las gradas.

Murchante puso el punto y final a las fiestas el miércoles, pero un día después, el que se conoce en la localidad como el de descanso, tenía una sorpresa preparada. La tormenta del día 16 obligó a suspender la suelta de vacas más esperada, la de la ganadería Arriazu de Ablitas, y el ayuntamiento decidió trasladarla a este jueves para que vecinos y visitantes no se perdieran el espectáculo. La expectación era máxima y la plaza murchantina, a pesar de haber concluido las fiestas, estaba repleta de público desde una hora antes.

Y las reses de Arriazu no decepcionaron, aunque a la vez provocaron situaciones de riesgo por sus continuos intentos de saltar el vallado o de subir a la talanquera. Incluso, algunos padres optaron por sacar de la plaza a sus hijos y resguardarse en locales anteel temor de que alguna de las reses lograra su objetivo, aunque el diseño de la plaza lo evitó.

La primera vaca se movió tranquila, pero sólo fue un espejismo porque sus hermanas lo intentaron todo. El percance más grave llegó con la tercera res que saltó al ruedo, que embestía a todo lo que se movía y que subió por la talanquera hasta una altura que pocos habían visto en Murchante. Esto provocó el percance más grave. El vecino José Luis Pérez Jarauta se rompió las dos tibias al caer al ruedo para evitar que le corneara cuando la res subió a esta especie de grada que no cuenta con vallado.

Esta vaca fue la misma que al final, cuando salieron todos los astados a la plaza, no quería volver a los corrales, lo que obligó al ganadero a ir a por ella, retenerla y, con la ayuda de recortadores y una soga, llevarla de vuelta a casa.

Pero los sustos se repitieron durante del festejo, como cuando un novillo levantó un banco colocado en el centro de la plaza. Cayó sobre el recortador cirbonero Javier Navascués “Pin-Pin”, que sufrió un fuerte golpe en el muslo.

Información de E. Aguado para Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.