TORRUBIA Y HERNÁNDEZ TOREARON PARA EL CLUB TAURINO TAFALLÉS

De izda. a dcha., dos socios del tafallés, el presidente de esta entidad, Andrés Baztán, Paco Ramos, con el capote vuelto, Fernando Torrubia y Pablo Hernández.

Lidiaron cuatro vacas –dos añojas y dos eralas- de Hermanos Ganuza, de Artajona.

El Club Taurino Tafallés celebró ayer su tradicional fiesta anual y lo hizo con una misa rociera en el ruedo del coso, que dio paso a un suculento almuerzo. Después, llegó el tiempo del toreo, que corrió a cargo de dos becerristas pamploneses, Fernando Torrubia y Pablo Hernández, de las escuelas de Pamplona y de Adour Afición, respectivamente.

Ambos se las vieron con dos añojas y dos eralas de Hermanos Ganuza, de Artajona, de distinta condición. Según testigos presenciales, las añojas se dejaron hacer y las eralas, por el contrario, resultaron complicadas.

Torrubia, ante la primera añoja, realizó una faena de buen corte, en la que destacaron los derechazos y unas ceñidas manoletinas, que fueron muy aplaudidas por el público. Ante la tercera, erala de bonitas hechuras, la fue dominando hasta hacerse con ella. Mostró valor y entrega en dos tandas de derechazos, pero la vaca se orientó y el becerrista tuvo que abreviar; pese a ello, superó la prueba y dejó buena imagen.

Hernández, por su parte, ante una añoja, que se dejó hacer, dibujó una faena con gusto y torería, en la que hubo muletazos sueltos de bella factura, entre varias series con importancia. Después, le correspondió una erala complicada. Muy suelta de salida, desarrolló peligro en la muleta. El becerrista lo intentó todo pero imposible sacar agua de un pozo seco. En cualquier caso, reflejó muy buena actitud.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.