JUAN JOSÉ LURI «EL LURI»: “QUIERO SER UN TORERO PARA LA HISTORIA”

El Luri en el hotel con el donostiarra Ekaitz Moreno, alumno tamtién de la escuela taurina de Rada.

El Luri en el hotel con el donostiarra Ekaitz Moreno, alumno tamtién de la escuela taurina de Rada.

Desde el pasado día 13, Navarra cuenta con un nuevo novillero. Su nombre, Juan José Luri, “El Luri”, un joven de quince años, de San Adrián, que ya ha triunfado en su debut de luces.

-¿Cómo ha ido la temporada?

– Bien. He entrenado mucho y he intervenido en varios tentaderos. Además, he participado en tres bolsines –en Alcañiz, Muniesa y Valencia de Don Juan- y los tres los he ganado. Y el colofón ha sido mi debut de luces en esta última plaza, en León, donde también triunfé, ya que conseguí cortar una oreja.

-¿Ha cumplido un sueño al debutar de luces?

– Sin duda. Al hacer el paseíllo sentí algo que no se puede explicar, algo similar a una alegría por todo el cuerpo que me gustaría volver a vivir, a sentir.

-¿Cómo recuerda esa tarde?

– Inolvidable. Por un lado, vi que había alcanzado mi primer objetivo en esta difícil profesión y, por otro, pasé muchos nervios, que se fueron diluyendo a medida que toreaba. Por último, la oreja que corté compensaba todo el sacrificio y el esfuerzo que he llevado a cabo.

-¿Acusará el paso del añojo al eral?

– Hombre, siempre se nota algo, las embestidas del añojo y del eral son diferentes. Pero sé que es algo que superaré, porque es mi deber y mi gran ilusión.

-¿Está consiguiendo lo que esperaba en la Escuela Taurina de Navarra?

-Sí, sí, no cabe duda, gracias a la magnífica labor e interminable paciencia de su director Manolo de los Reyes; no hay maestro mejor.

-¿Se siente preparado para afrontar su primera temporada como novillero sin caballos?

– Claro. Hombre, nunca estás al cien por cien al principio pero me encuentro capacitado, solvente, para darle la cara a la temporada del año que viene.

-¿De qué manera le gustaría concluirla?

– Triunfando en todos las plazas donde vaya a torear; es decir, terminarla con un pleno de salidas a hombros.

-Defínase como torero.

-Variado, artista y tremendista. Me explico. Estos dos últimos calificativos no son dos conceptos reñidos entre sí. Suponen variedad. El primero, el arte, gusta a los aficionados y el otro, el tremendismo, a las peñas de las plazas.

-¿En qué espejo se mira?

-En dos matadores de toros que me gusta cómo torean: Enrique Ponce, por la técnica que tiene, y Francisco Marco, por su valentía.

-¿Hasta dónde aspira llegar?

-A tomar la alternativa, a ser matador de toros y, cuando cumpla este objetivo, quiero ser un torero para la historia.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.