HERMOSO DE MENDOZA ENCADENA DOS PUERTAS GRANDES EN GRANADA Y ALICANTE

Chenel volvió a ofrecer otro recital de toreo templado en la plaza de Alicante

En la ciudad levantina rubricó la tarde más completa de lo que lleva de temporada

Pablo Hermoso de Mendoza se encuentra en un gran momento de torería y prueba de ello es que sus dos actuaciones del pasado fin de semana las cerró con otras tantas puertas grandes en ferias importantes, de capital de provincia, como son las de Granada y Alicante.

En la andaluza, compartió cartel el sábado con Diego Ventura, que cortó cuatro orejas, y Leonardo Hernández, que logró dos, rejoneadores que acompañaron al navarro en la salida por la puerta grande. Se lidiaron toros de San Mateo y San Pelayo, que, en general, resultaron parados y carentes de transmisión.

El caballero navarro fue el encargado de abrir la Feria del Corpus y se las tuvo que ver con un toro muy parado, que se dedicó a buscar las tablas. En tal situación, planteó una faena en esos terrenos, en la que tuvo que arriesgar mucho para exhibir su gran toreo. En un remate por los adentros, llegó el susto. Chenel se trabó y cayó al suelo quedando el jinete en un lado, el caballo en otro y el toro mirando la escena impávido… menos mal. No pasó nada. El caballo y su dueño se levantaron y prosiguieron la lidia. El cuatreño se puso muy difícil en el último tercio y el estellés no anduvo certero con el rejón letal, por lo que el premio quedó reducido a una cálida ovación.

Frente al cuarto, salió a por todas, sabedor de que sus compañeros de terna ya se habían asegurado la puerta grande. Sin embargo, se encontró con otro manso. La tarde se le había puesto cuesta arriba. Hermoso se superó a sí mismo y consiguió ejecutar una faena muy templada, sobre todo con Silveti, y de gran vibración, en especial con Manolete. Acertó con el primer rejón de muerte y le fueron concedidas las dos orejas, que aseguraban la puerta grande y coronaban la lección de pundonor que había ofrecido.

Soberbio en Alicante

Al día siguiente, volvió a entusiasmar en la Feria de las Hogueras, donde rubricó la tarde más completa de lo que lleva de temporada. En Alicante alternó con Fermín Bohórquez, que se fue de vacío, y con Manuel Manzanares, que se presentó en su tierra, cortó dos orejas y también salió a hombros, junto con su maestro. Se lidiaron seis toros de Bohórquez, de buen juego aunque los dos últimos más reservones.

La faena del navarro al segundo de la tarde fue una obra maestra de principio a fin, iniciada con Dalí, continuada con Chenel e Ícaro, que provocaron el delirio en las gradas, y concluida con Pirata, montura que le permitió terminar con un fulminante rejón. Hubo petición de rabo pero el palco no lo concedió.

No pudo brillar a la misma altura frente al quinto, porque no ayudó, porque resultó mucho más parado e incierto. Pese a ello, Hermoso de Mendoza hizo gala de una doma extraordinaria y le sacó al toro todo el partido posible. Logró los mejores momentos de la faena con Pata Negra, caballo con el que arriesgó al límite hasta lograr ceñidas piruetas en la misma cara del cuatreño. En el último tercio, sobre Pirata, volvió a estar certero a la hora de matar, por lo que cobró un trofeo más, el tercero de una tarde en la que deleitó a todos con su toreo.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja una respuesta