EL PRIMER ENCIERRO CON NOVILLOS DE ESTELLA SE SALDA CON LIMPIEZA

Un momento del primer encierro con novillos de EStella.

Un momento del primer encierro con novillos de EStella.

El espectáculo de vaquillas estuvo deslucido por el mal estado del albero debido a los charcos.

Había expectación por ver el primer encierro de novillos de estas fiestas de Estella. El vallado se presentaba abarrotado y, dentro en el recorrido, se preparaban muchos mozos llegados de otras ciudades como Pamplona, Tafalla o Puente la Reina, entre otros, atraídos por la dificultad de la prueba. Buen ganado, procedente de los recortes del día anterior, erales de Jesús Macua que imponían a los corredores con sus casi 400 kilos.

Al final de la cuesta de Entrañas nadie se atrevió a formar barrera para volverlos, como es habitual con las vaquillas. Por ello, la carrera fue limpia, algo más de tres minutos, con un novillo ‘colorao’ en la retaguardia, que desafiaba con actitud amenazante, aunque no hubo heridos. La entrada de la manada a la plaza no se produjo al unísono y esta res se demoró casi otro minuto más respecto a las primeras para entrar a chiqueros.

Emoción y algunas buenas carreras fueron la tónica de un espectáculo que hizo disfrutar sin tener que echarse a temblar. El dispositivo de Cruz Roja no tuvo que atender ningún herido.

Después de la tormenta

El balance de las vaquillas fue bien distinto. Nada más llegar a la plaza el estado del albero ya anunciaba que los mozos iban a encontrar serias dificultades. Pese al trabajo previo de la brigada municipal de servicios para acondicionarlo, las tormentas habían dejado grandes charcos que fue imposible borrar ensu totalidad. Ganas había y los corredores lo intentaron, pero los inevitables resbalones hicieron que fuese imposible arriesgar.

Tras algún salto y otro recorte lucido, la segunda vaca causó un nuevo incidente con las puertas, el segundo de la semana. Tras golpear la barrera a la altura de la entrada principal, la puerta se abrió y la res entró en el callejón, con el consiguiente revuelo, aunque nadie resultó herido. El pasado jueves, en el desencajonamiento un toro de Miura protagonizó un episodio similar, sólo que en la puerta grande.

Esfuerzo con premio

De entre los mozos que estaban en la plaza Sergio San Juan se empleó a fondo y su constancia tuvo premio, ya que se llevó el galardón al mejor recortador del día, entregado por el club taurino y dotado con 100€. Tuvo que sufrir alguna cogida, varios revolcones y, sobre todo, tuvo que morder el barro. Es más, acabó rebozado de pies a cabeza, pero también aplaudido. Con la quinta vaquilla, con una curiosa faz corniabrochada y totalmente cerrada, cosechó dos ovaciones del público. Después de varios días de espectáculos taurinos, la peculiar res ha quedado bautizada, como “la de las gafas”, por el público.

            Información de R. Aramendía para Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.