EL FRANCÉS CLEMENTE CORTA TRES OREJAS EN LA TERCERA DE SAN ADRIÁN

El becerrista Clemente, de Burdeos, salió a hombros en San Adrián. Fotografía y texto: Isabel Virumbrales.

Uno de los erales de Los Maños, el segundo lidiado, fue ovacionado en el arrastre.

Ganado: Cuatro erales de LosMaños, bien presentados, variados de capa. El segundo fue aplaudido en el arrastre.

Daniel Araujo: silencio tras aviso en ambos.

Clemente: oreja y dos orejas.

Presidencia: A cargo de Rosana Cigudosa, asesorada por Santiago Sáenz y Belén Ferrer. Concedió el segundo trofeo de Clemente una vez arrastrado el novillo.

Incidencias: Tarde de bochorno; amenazaba tormenta pero aguantó. Tres cuartos de plaza en los tendidos. Faltaron voluntarios para sacar en hombros a Clemente y, al final, un mozo de una peña hizo que cruzara el umbral de la puerta grande en volandas.

Interesante es el adjetivo que mejor define el encierro de Los Maños lidiado ayer en San Adrián. La tónica general de la novillada fue la acometividad, la pujanza y los problemas lógicos que la casta plantea a toreros noveles.

El galo Clemente dejó muy buen sabor de boca en los tendidos. Se mostró dispuesto desde la salida de su primer astado, lo lanceó con gusto para sacarlo a los medios y una vez allí dejó su sello personal en el remate. Replicó el quite a su compañero con un ramillete de navarras.

Lo vio claro y tras ofrecer la muerte del de Los Maños al respetable montó la muleta y se puso a torear. Tauromaquia de engancharlo adelante y rematar atrás. Buscó la ligazón por el pintón izquierdo, se sintió e incluso firmó un par de naturales desmayados. Pasó algún que otro apuro, el novillo apretaba, que supo resolver con soltura. Cortó una oreja tras pinchazo y estocada entera. El novillo que tenía emoción y transmitió al tendido fue ovacionado en el arrastre.

En que hizo cuarto, Clemente volvió a mostrar su variedad con el capote, encajó los riñones y metió la barbilla; tauromaquia clásica con la frescura y el atropello de alguien que quiere tener su sitio en el toreo. Mostró cabeza, planteó una faena de toques poco discretos, se la dejó puesta a Capitán, un ejemplar que embistió con codicia y por un momento hizo honor a su nombre, volteretón para Clemente quien con gallardía volvió a la cara del novillo sin chaquetilla y con el chaleco desabrochado. A partir de ese momento el arte del toreo se volvió más accesorio; el de Burdeos quería las dos orejas al precio que fuera y las logró tras tirarse a matar con todas las de la ley.

Daniel Araujo no se encontró cómodo con ninguno de los erales que conformaron su lote. Al que abrió plaza se le dio muy mala lidia y esto se unió a las dudas del novillero que estaba más pendiente de los consejos que le venían desde el callejón que de la calidad del novillo, que embestía con mucha pujanza y tenía fijeza.

Araujo tiene que trabajar la suerte suprema, mató tras media docena de intentos y habiendo escuchado un aviso.

Posiblemente el tercero de la tarde fue el que más complicaciones presentó, ya en el capote se quedaba debajo. En la muleta se volvió exigente y Araujo no logró acoplarse a la velocidad del eral. Volvió a fallar con espada y descabello; tras recibir un aviso el público le despidió con respetuoso silencio.

This entry was posted in Actualidad, Temporada taurina en Navarra 2012 and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.