BUENA NOTA DE LAS ERALAS EN EL PRIMER TENTADERO DE BAIGORRI

Natural del novillero madrileño Jesús Martínez.

El matador de toros Imanol Sánchez y el novillero Jesús Martínez probaron la bravura de cuatro vacas de Ganadería de Pincha. Reportaje fotográfico.

La finca lodosana El Ontanal recuperó el sábado pasado ese aroma taurino tan propio de los tentaderos. Tardes de estufa, de buen toreo y de muy buen ganado. Tardes, por tanto, para el disfrute del aficionado. En la plaza de tientas se probó la bravura de cuatro eralas de Ganadería de Pincha, todas muy aptas para el toreo, la mayoría brava en varas, que satisficieron al ganadero por su regularidad.

La suerte de varas, que la hubo y de qué manera, corrió a cargo de Jorge Martínez ‘Ramitos’, quien simplemente lo bordó. Tuvo mucho trabajo y estuvo sensacional. No hay que olvidar que cada vaca acudió media docena de veces al caballo. La tienta corrió a cargo del matador de toros Imanol Sánchez y del novillero Jesús Martínez, que disfrutaron toreando y que estuvieron auxiliados por dos banderilleros de lujo, Manu Rodríguez y Venturita.

Respecto a la materia prima, la primera vaca, llamada Verdolaga, anduvo pelín justa en el caballo y en la muleta fue a más y acabó sacando sus mejores cualidades. La segunda, Rascatripas, fue muy brava en el caballo. Los últimos cuatro puyazos los tomó de punta a punta de la plaza. Para el torero, comenzó muy bien, pero se quedó en el camino, fue algo a menos, pese a todo fue buena por su nobleza.

La tercera, llamada Vaga, fue asimismo muy brava en el caballo y para el torero resultó una perita en dulce, con un punto justo de fuerza, lo que no convenció al ganadero; tuvo mucha clase por los dos pitones pero no dijo mucho, no llegó a transmitir.

La cuarta, Olivarera, fue la mejor erala de la prueba. Salió con muchos pies y fue muy brava en el caballo. Recibió seis puyazos fuertes y se entregó en el peto en cada uno de ellos. Resultó muy buena para el torero, pues, enrazada, humilló, tuvo clase y mucho recorrido, y embistió con motor.

Tanto el aragonés como el joven madrileño disfrutaron ante ellas, derrocharon voluntad, tiraron de repertorio y pudieron realizar faenas largas. Para empezar la temporada de tientas, se puede afirmar que fue un buen tentadero, en el que ejercieron de tapias los becerristas pamploneses Bruno Martínez, Pablo Hernández y Nabil ‘El Moro’, y el guipuzcoano Ekaitz Moreno.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.