ALUMNOS DEL SANTA ANA DE ESTELLA CONVIVIERON CON EL CABALLO ‘LABRIT’

El grupo de alumnos del colegio Santa Ana de Estella con el mítico 'Labrit'. Fotografía: pablohermoso.net

El grupo de alumnos del colegio Santa Ana de Estella con el mítico ‘Labrit’. Fotografía: pablohermoso.net

Diez años después de su retirada, la mítica montura salió de Zataputz, la finca donde sigue cumpliendo años.

Hablar de Labrit es referirse a la última leyenda equina viva de aquella legendaria cuadra de Pablo Hermoso de Mendoza. En aquellos años 90 y primeros del siglo XXI, el rejoneo era cosa de Cagancho, Chicuelo, Gallo, Martincho, Albaicín, Fusilero… y Labrit. Todos ellos componían, junto a otros, el auténtico dream team del rejoneo mundial.

En estos momentos, el único que pasta todavía en tierras de Zaraputz es Labrit, el caballo que, en palabras del propio Pablo, ha pisado los terrenos más complicados de la historia del toreo a caballo y con el que el navarro sufrió dos de los percances más graves de su carrera; precisamente por eso, porque los terrenos que Labrit pisaba eran muy comprometidos y estaba en muchas ocasiones a merced del toro.

Pues bien, recientemente, y casi diez años después de su retirada, Labrit salió de su dulce retiro para acudir al Colegio Santa Ana de Estella, donde unos cuarenta escolares esperaban ilusionados la presencia del legendario caballo. Realizaron una leve convivencia con el equino, pudieron compartir unas horas de recreo con él y devolvieron a la actualidad a un caballo de rejoneo que ya es un mito.

Labrit se retiró el 1 de mayo de 2008. Su última tarde la protagonizó en la plaza granadina de Motril y en ella Pablo colocó las dos últimas banderillas de la carrera de este caballo del hierro de Arsenio Cordero.

En la imagen, Guillermo Hermoso de Mendoza montando a 'Labrit' y su hermana Paula, a 'Fusilero'. Fotografía: pablohermoso.net

En la imagen, Guillermo Hermoso de Mendoza montando a ‘Labrit’ y su hermana Paula, a ‘Fusilero’. Fotografía: pablohermoso.net

Desde su retirada, Labrit ha estado en libertad en los campos de Zaraputz, compartiendo mucho de este tiempo con su inseparable Fusilero. Ambos han colaborado estrechamente en la preparación en el mundo de la equitación de los hijos de Pablo: Guillermo, Paula y Alba. Los tres dieron sus primeros pasos a caballo montando a Labrit, que fue el mejor maestro de ceremonia.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.