ALBERTO BAILLERES, NUEVO DUEÑO DE LA GANADERÍA ZALDUENDO

Reses de Zalduendo.

Reses de Zalduendo.

Fernando Domecq ha vendido a este empresario y ganadero mexicano el hierro y todas las reses del otrora mítico hierro navarro.

Fernando Domecq ha vendido la ganadería de Zalduendo al empresario y ganadero mexicano Alberto Bailleres. La compra-venta se ha formalizado recientemente por lo que la noticia, que circulaba en los mentideros taurinos durante los últimos meses, ya es oficial. Bailleres, que dirigirá personalmente la vacada, ha adquirido únicamente el hierro y las reses, pues la finca extremeña Moheda de Zalduendo seguirá en manos de su propietario, Fernando Domecq. Aún se desconoce dónde pastará el ganado, pero la idea es que siga haciéndolo en España.

La operación ha sido confirmada a Aplausos.es por el propio Fernando Domecq, que esta temporada ha cumplido cuarenta años como ganadero de bravo, cuarenta temporadas en las que ha dirigido con éxito hierros tan importantes como los de Jandilla -que actualmente dirige su hermano Borja Domecq- y Zalduendo.

“Bailleres va a llevar en su totalidad la ganadería de Zalduendo”, anuncia Fernando Domecq. “Lo que no quería era que la ganadería se dividiera en distintas partes y acabara en diferentes manos. No quería que se rompiera. Ahora el proyecto va a continuarlo una misma persona que, además de buen amigo, es un gran ganadero en México”.

La relación entre Bailleres y Domecq se remonta en el tiempo: “Él es un personaje conocido en el mundo del toro desde los tiempos de mi padre. Él me contó que un día Antonio Ordóñez mató en casa un toro a puerta cerrada para él, para el mismo Bailleres. Siempre ha sido un gran aficionado y un gran ganadero, como lo demuestra su trabajo al frente de las ganaderías de Begoña y San Miguel de Mimiahuápam. La ganadería queda en buenas manos, que era una de mis obsesiones”.

Fernando Domecq, que lidió su primera corrida al frente de Zalduendo en 1992 -arrancó la aventura con el hierro de la Z cuatro años antes, en 1988, cuando dejó la estrella de Jandilla en manos de su hermano Borja-, tampoco va a alejarse del todo de la crianza del bravo: “Bailleres dirigirá personalmente la ganadería, pero va a contar con mi apoyo, con mi consejo y con mi ayuda. Así me lo ha pedido y así vamos a hacerlo”, concluye, y no cierra la puerta a ser de nuevo ganadero de bravo en el futuro: “El futuro es lo único que no es posible predecir. Yo nunca diré que he muerto como ganadero”.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.