VUELTA AL RUEDO EN SANGÜESA A UNO DE LOS ERALES NAVARROS DE ZAHORÍ

Buen natural de Fernández de la Puebla al que abiró plaza.

La novillada de Falces estuvo bien presentada y embistió con nobleza y fijeza. Reportaje fotográfico: Alberto Arelizalde.

Ganado: Seis erales de ‘Hípica Zahorí’ bien presentados, nobles, con movilidad y fijeza. El segundo, Tacaño-10, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Novilleros: Fernández de la Puebla (vuelta y oreja), Manuel Casado (vuelta y oreja) y Abraham Segura (vuelta y oreja).

Presidencia: A cargo de Javier Solozábal Amorena, asesorado por Ignacio Lacosta y la veterinaria Carmen Azabal, se mostró muy generosa en la concesión de trofeos; por lo demás, correcta.

Incidencias: Menos de un cuarto de plaza. Primera de las tres novilladas sin picar del ciclo. El paseíllo se llevó a cabo bajo la lluvia y tras una fuerte tormenta previa que encharcó varias partes del ruedo.

Había descargado un fuerte aguacero en toda la comarca de Sangüesa minutos antes de la novillada y buena parte de los abonados prefirieron quedarse a buen recaudo en casa. De manera que la novillada estuvo protagonizada por un ganadero joven, novilleros de corta edad y el público de los tendidos de sol, a los que no les importaba arriesgarse a que les cayera encima otro chaparrón.

Para cuando Razonado, primer novillo de la tarde saltó al ruedo, algunas zonas del tercio se encontraban encharcadas y allí fue a pararlo Fernández de la Puebla. Pocos segundos después, sufriría una voltereta espectacular que afortunadamente no tuvo consecuencias y el novillero vecino de Morante pudo seguir la lidia.

El diestro cigarrero se mostró como un novillero en formación, que es como debe medirse a los novilleros de su escalafón, pero como nota positiva a su favor cabe resaltar que no dudó en pasarse cerca los novillos. Y de ahí vino su segundo percance de la tarde, esta vez en el último tercio, donde esquivó un puntazo cuando manejaba la muleta con la mano diestra. Con el estoque, prologando la tónica de la tarde, pinchó en el primer novillo y mató en el segundo de estocada contraria.

A Manuel Casado le correspondió un jabonero de categoría para abrir lote. ‘Tacaño’ fue un torico con motor, nobleza y clase que hubiese merecido pasar a la posteridad desorejado, además de por su vuelta al ruedo. Desde luego, no se merecía el golletazo con el que Casado terminó con él, pese a haber tenido algunos pasajes templados en su lidia. Con el quinto, el de más genio de la tarde, Casado colocó banderillas con  acierto, brindó al sol donde se encontraba la chavalería y tras pinchar, cortó una oreja solicitada por nadie.

Abraham Segura es un torero de espejo. Domina todas las imágenes de hemeroteca, desde la filmoteca GAN a la superlenta del plus. Parece placeado y logra figuras fijas que quedan congeladas con gran estética, pero se pasa los toros tan lejos que su conexión con la grada, si ya era dificil ayer por la lluvia, fue nulo. En el tercero la banda de música le agasajó con una estupenda versión de ‘Corazón Gitano’ pero entre las distancias y la espada nada pasó. En el sexto, paseó un trofeo en una tarde en que quedó la sensación de que los novillos de Falces merecieron algo más.

Información de Mariano Pascal, publicada en Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.