¿SANCIONARÁ INTERIOR A ANTONIO FERRERA? ARTÍCULO DE OPINIÓN

Ferrera incumplió la normativa al picar al sexto. Fotografía: José Antonio Goñi.

14 de julio de 2022. Plaza de toros de Pamplona. Encerrona de Antonio Ferrera con seis toros de Miura. Todo se cumplió. Gesta del diestro ibicenco-extremeño y gesto que le honra al donar sus honorarios a la Casa de Misericordia de la capital navarra. Hasta aquí todo perfecto. Después…

Después comenzó un experimento que tardará muchos años en repetirse durante una feria pamplonesa. El protagonista sorprendió con un original capote de color verde. Consiguió una oreja del segundo y otra del sexto, la que le permitió salir a hombros. Pero la tarde transcurrió entre sopores. El aburrimiento se hizo el dueño del festejo.

Y fue precisamente ante ese sexto, Ahechador, número 45, colorado chorreado, de 585 kilos, cuando llegó la mayor sorpresa de la tarde. Ferrera se retiró del ruedo y volvió a aparecer en él montando un caballo y portando una vara de picar. La ejecución de la suerte fue pésima, para el olvido.

Y aquí llega la polémica. Al ejercer de varilarguero, el matador de toros infringió el reglamento, que, en este sentido, es claro. Sólo puede ejecutar la suerte de varas quien tenga el carnet de picador de toros. Por tal hecho, Interior del Gobierno de Navarra debe nominarle para sanción. ¿Con qué cuantía? Sólo Interior lo sabe.

Puede ocurrir que, dadas las circunstancias –donación de donativos-, en vez del espada, sea la Meca quien se haga cargo de la multa. O es posible asimismo que, entre uno y otro, al final la casa quede sin barrer.

En cualquier caso, se debe exigir a la empresa que Miura vuelva a traer los toros como siempre, serios ejemplares, con más de 600 kilos. Los del pasado 14 de julio fueron ‘miuricas’. Sólo uno, el segundo, llamado Chaparrito, superó los 600 kilos e incluso hubo otro, el cuarto, que arrojó sólo 520 kilos en la báscula. Aunque, dadas las circunstancias, se puede comprender que llegasen desde Zahariche toros ‘más cómodos’.

Los lidiados el día 14 resultaron complicados, apenas dieron opciones. El matador de toros se esforzó en agradar. A sus órdenes toreó un banderillero pamplonés, Manolo de los Reyes, que ya había toreado por la mañana como doblador y que tuvo una destacada actuación vespertina. Fue la aportación navarra a una tarde que tardará en olvidarse, aunque no por sus resultados artísticos.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.