LOS TOROS EN EL RUEDO ELECTORAL NAVARRO. LA NAVARRA TAURINA

La plaza de toros de Pamplona tras la celebración de un festejo.

La plaza de toros de Pamplona tras la celebración de un festejo.

Los primeros datos documentados que conocemos sobre la fiesta de toros en Navarra se refieren a los festejos celebrados en el siglo XIV. En agosto de 1385, el rey navarro Carlos II celebró una corrida de toros en Pamplona, y para ello mandó venir a dos hombres de Aragón, uno cristiano y otro moro, para matar dos toros en presencia del monarca.

Por ello, Pamplona –y Navarra por extensión- puede presumir de ser la ciudad con mayor tradición taurina en lo referente a la celebración de corridas de toros. Se puede afirmar que también lo es en encierros, pues éstos se llevaban a cabo siempre que había corrida. Al igual que la bandera, los encierros y las corridas de toros son multiseculares.

Y, a través de los siglos, y en continua evolución, han llegado hasta nuestros tiempos. Se convierten así, posiblemente, en la tradición cultural más antigua de nuestra tierra.

Ya en el presente, en la Comunidad Foral de Navarra, se registran y celebran anualmente alrededor de mil doscientos festejos taurinos, de los que alrededor de entre sesenta y setenta son mayores, con muerte de los astados.

A estos sesenta festejos acuden alrededor de 350.000 personas, cifra elevada de espectadores si se tiene en cuenta que se celebran en una comunidad de seiscientos mil habitantes.

En Navarra, desarrollan su actividad unas veinte entidades taurinas, entre clubs y peñas, que agrupan a unas cinco mil personas. Además, existen muchos aficionados independientes, que no forman parte de ninguna asociación.

Todos ellos suman un buen número de votos pero, pese a ello, algunos partidos o coaliciones políticas parecen olvidarse de ellos, lo que en las próximas elecciones puede costarles caro.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.