LOS DOS NOVILLEROS CORTAN 5 OREJAS Y UN RABO EN LA ÚLTIMA DE OLITE

Derechazo de Milagros Sánhez al que abrió plaza. Fotografía: Miguel Pérez.

Milagros de Perú paseó tres orejas y Eugenio Martín “El Mani” cortó los máximos trofeos al segundo.

Ganado.  Cuatro erales de José Daniel Guerrero, correctos de presentación, sin excesos, con más kilos y presencia el 4º. Muy buenos, con nobleza, metiendo la cara y con recorrido los lidiados como 1º y 2º. Con menos clase el pegajoso 3º y con genio y apuntando a tablas el 4º.

Novilleros.

Milagros de Perú: dos orejas y una oreja.

Eugenio Martín, “El Mani”: dos orejas y rabo y silencio tras aviso.

Presidencia. A cargo de Gemma Garro, asesorada por Luis Miguel Baztán y Ana Lucía San José. Cumplió correctamente con su labor.

Incidencias. Un tercio de entrada en tarde que amenazó lluvia.

Concluyó la feria de Olite y lo hizo con una novillada sin picadores que resultó entretenida para los aficionados que acudieron a la plaza. Milagros de Perú y El Mani se repartieron cinco orejas y un rabo y, ante todo, mostraron su disposición y entrega. También hubo detalles de calidad y buenos muletazos, especialmente en los dos primeros erales, los de más calidad de todo el encierro.

Fueron dos novillos que embistieron de forma incansable en las telas y, además, lo hicieron con calidad. Metieron muy bien la cara, se desplazaron con clase, repitiendo y con bravura. Más complicados fueron los lidiados en tercer y cuarto lugar. El tercero fue un novillo más pegajoso, que nunca dejó estar cómoda a Milagros de Perú, mientras que el cuarto, el de más presencia de todo el encierro, tuvo más genio y apuntó en varias ocasiones a tablas.

Milagros del Perú tuvo una buena actuación, especialmente ante su primer oponente. Lo recibió bien a la verónica, donde ya se vio que el novillo se desplazaba con clase. Destacó también Francisco Expósito, que actuó como sobresaliente, con un quite por verónicas rematado con una media con mucho gusto.

Milagros del Perú inició la faena por bajo y pronto comenzó a torear en redondo. Aunque al principio le costó confiarse, poco a poco fue subiendo el tono de la faena y llegaron tandas de calidad, dejando la muleta puesta en la cara del novillo para ligar los muletazos y bajando la mano con temple. Lo intentó también por el pitón izquierdo, pero con peores resultados. Mató de una estocada desprendida y fue premiada con las dos orejas.

También obtuvo una oreja en su segundo. Comenzó muy decidida de rodillas, pero pronto se vio que ese eral no tenía la calidad de sus otros dos hermanos. Milagros del Perú no terminó de confiarse en una faena voluntariosa, aunque algo embarullada. Sin embargo, volvió a matar con rapidez con una estocada delantera.

El Mani, por su parte, es un torero que conecta de forma inmediata con los tendidos por su entrega, tanto con la muleta como con las banderillas. En su primero destacó un par de banderillas al quiebro y ya con la muleta, basó su faena por el pitón derecho. Comenzó cuidando al novillo, con muletazos a media altura, y conforme avanzó la faena tanto novillo como novillero fueron mejorando. El Mani logró muletazos templados, con personalidad, alternados con molinetes y desplantes. Cierto que a sus muletazos les faltó algo más de profundidad, pero el conjunto de la faena tuvo buena nota. Terminó con una tanda de molinetes de rodillas y mató de una estocada algo desprendida. El público pidió con fuerza las dos orejas y rabo, que fueron concedidos por la presidencia.

Peor lo pasó ante el cuarto, el eral de más presencia de todo el encierro, y también el de peor condición. En cualquier caso, voluntad no le faltó.

Texto: Miguel Pérez.

This entry was posted in Actualidad, Temporada taurina en Navarra 2011 and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario