JUAN JOSÉ PADILLA CORTA LA ÚNICA OREJA EN CORELLA Y LA ÚLTIMA DE LA TEMPORADA EN NAVARRA

Juan Manuel Munera en el momento de ser derribado.

Juan Manuel Munera en el momento de ser derribado.

El rejoneador Munera se lesionó en el cuarto de la tarde, que tuvo ser estoqueado por el sobresaliente, Chapurra. Galería fotográfica.

Ganado: Dos toros para rejones, primero y cuarto, de La Castilleja, bien presentados, importante el que abrió plaza y manso el otro, y cuatro toros de Julio de la Puerta, desiguales de de presencia –tercero y quinto anovillados y gachos, y con cuajo los otros dos-, nobles y boyantes, salvo el que cerró plaza.

Toreros: Juan Manuel Munera (silencio y lesionado), Juan José Padilla (saludos tras petición y oreja tras aviso) y Juan Bautista (saludos tras petición y silencio).

Presidencia: a cargo de Gorka García, asesorado por Gregorio Madurga y la veterinaria Rosa López, cumplió con buen criterio su cometido.

Incidencias: Más de media plaza. Tarde agradable. Único festejo mayor la feria y último de la temporada navarra. Munera fue atendido en la enfermería de un fuerte esguince en el tobillo izquierdo. Tras su lesión, el cuarto fue estoqueado por el sobresaliente, Enrique Martínez Zazo ‘Chapurra’, cosa que hizo de pinchazo y estocada desprendida.

Se acabó. La temporada taurina de Navarra bajó el telón con una corrida de toros que no dejó prácticamente nada para el recuerdo, para la historia. El público pidió varios trofeos, pero el palco sólo concedió uno, del quinto, el negro Esparraguero, número 57, el mejor del encierro. Padilla le realizó una faena de las suyas, con pases por ambos pitones, con grandes dosis de voluntad y escasas gotas de arte. Mató de una atravesada y otra tendida y el palco correspondió a la petición popular. Pudo cortar otra de su primero pero un metisaca feo por muy bajo y otra atravesada impidieron que la petición llegase a mayoritaria.

Tuvo asimismo petición el francés Bautista, que se las vio en primer lugar con un torito algo terciado y justo de fuerza. Le realizó una faena en la que conjugó técnica y elegancia. Tras un pinchazo, mató de una estocada y comenzó la petición. En esta ocasión, el palco no cedió, lo que provocó el enfado de bastantes espectadores y también el del propio matador de toros. Y para peor suerte, el sexto fue el garbanzo negro del encierro, no sirvió y el francés abrevió, lo que fue de agradecer.

Por último, Munera se encontró en primer lugar con un toro colaborador, con buen tranco. Realizó una faena ortodoxa y remató las suertes con torería. Pudo cortar algún trofeo pero se lió a la hora de matar: dos pinchazos, un rejón atravesado y un golpe de descabello obligaron al público a guardar silencio. Su segundo, el cuarto, fue el único cinqueño de la tarde, un ejemplar con peligro sordo, que siempre intentó sorprender. Al intentar matarlo, el albaceteño fue cogido y derribado. No pudo continuar la lidia; un doloroso esguince en el tobillo izquierdo se lo impidió. El sobresaliente, Chapurra, con mucha voluntad, lo estoqueó. Más silencio, pese a la fiesta que se vivía en los tendidos, sobre todo en los de sol.

Bautista pase de pecho Bautista. Derechazo Chapurra trastea al cuarto Chapurra yendo al toro, al cuarto Esparraguero. El mejor toro Munera banderilla Munera derribado Munera en banderillas (2) Munera en banderillas Munera ofreciendo la grupa Munera toreando con la bandera Munera toreando en banderillas Munera toreando en los medios Padilla al violín 2 Padilla banderillas Padilla citando Padilla despegado, culo fuera Padilla estocada Padilla oreja Padilla pase de pecho Padilla pase por alto

This entry was posted in Actualidad, Temporada taurina en Navarra 2017 and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.