JOSÉ MARÍA MARCO: “EL JULI NO IMPUSO EN PAMPLONA A GARCIGRANDE”

José María Marco, durante la entrevista. Fotografía: Calleja.

José María Marco, durante la entrevista. Fotografía: Calleja.

El presidente de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia, que ha cumplido veintiún años en este cargo, analiza en una amplia entrevista la pasada Feria del Toro, y adelanta un anteproyecto para revivir la plaza con un museo taurino y visitas guiadas.

“No hemos colgado ningún día el cartel de ‘no hay billetes’; sólo en dos se ha registrado un lleno técnico”.

“Al igual que el año pasado, TVE no ha pagado nada a la Casa de Misericordia por la retransmisión de los encierros”.

“Con los encierros de pago hemos financiado el aumento de gasto que conllevan”.

–          Como presidente de la comisión taurina, ¿ha podido disfrutar de la feria, pese a las tareas propias de su cargo?

–          Sí, sin ninguna dificultad. Son perfectamente compatibles mis funciones de la comisión con el disfrute de la feria.

–          La crisis económica, ¿se sigue notando en el abono sanferminero?

–          Para los tiempos que corren, estamos muy satisfechos del resultado económico de la feria. Se ha renovado el 96% del abono y la asistencia media ha sido del 97%, sobre 19.500 localidades. Es para estar muy satisfechos.

–          Los beneficios conseguidos, ¿son similares a los del año pasado?

–          Un poquito mejores, superiores. Casi similares, pero por arriba.

–          El mal tiempo, las bajas temperaturas, el frío ¿se ha dejado notar en la asistencia de público a la plaza, por las mañanas y por las tardes?

–          Quizás por las mañanas más, en los espectáculos de pago. En la feria, no se ha notado mucho. Tal vez hubiese acudido ese tres por ciento que no ha ido. En los encierros, sí. En general, el tiempo se ha dejado notar en la asistencia de personas a las fiestas de San Fermín, a Pamplona.

–          Por primera vez en la historia, asistir a la plaza para ver los encierros matinales dejó de ser gratis. Quien quiso verlos, tuvo que pagar. La medida no tuvo buena acogida social. Usted adujo razones de seguridad, de intentar mejorar el comportamiento de algunos durante el tiempo de espera y, sobre todo, con la llegada a la plaza de los ‘valientes’. ¿Se ha conseguido ese objetivo?

–          Sí, perfectamente. Nos pidieron poner un precio a las entradas al encierro, por razones de seguridad, para controlar el acceso a la plaza durante esos cinco días en que el acceder al tendido era gratis, junto con el control de objetos que se pueden introducir en la plaza. Este año no se ha tirado nada, salvo algo, muy poquito, el domingo. Ha sido una medida muy satisfactoria y además no ha habido ninguna queja.

–          Algunos aseguraban que con esta medida lo único que se iba a conseguir era que aumentase el número de ‘valientes’ para acceder a la plaza sin pasar por taquilla. ¿El tiempo les ha dado la razón?

–          No ha tenido ese efecto. Realmente, tres euros para los mayores y uno para los menores es una cerveza en San Fermín. No creo que haya influido en el aumento de corredores en el encierro.

–          ¿Cuánto han recaudado de más con esta nueva medida de pagar todos los días para poder ver el encierro desde la plaza?

–          Lo que se ha conseguido es financiar el aumento de gasto que suponía el hecho de cobrar entrada en el tendido. La plaza había que abrirla mucho antes, a las seis de la mañana, lo que conlleva un aumento de porteros interiores y exteriores. Y también de vigilantes jurados, que han hecho un control de objetos exhaustivo y extraordinario. Todo eso se ha financiado con ese nuevo pago.

–          Siguiendo con los encierros, y tras el montón del año pasado, las medidas de seguridad adoptadas han tenido su efecto, visto cómo han transcurrido.

–          Un éxito total. La solución de los portones ha sido sencilla pero tremendamente efectiva.

–          Respecto al abono sanferminero, ¿ha habido muchas bajas de abonados?

–          No. Se ha renovado el 96%. Por otro lado, se recuperan algunos y luego se colocan algunos que han quedado libres.

–          Sin embargo, todos los días se han podido adquirir entradas de sombra sin problema alguno, incluso los de carteles de figuras.

–          Sí. Salvo dos días, han sobrado algunas entradas en taquilla.

–          En estos tiempos de crisis, los reventas querían comprar no entradas de sombra sino de sol. ¿A qué cree que se puede deber este hecho?

–          También buscan de sombra, de las buenas. Ahora bien, hay mucha gente que quiere ir a sol, que tiene un gran atractivo para la gente joven. En cualquier caso, nada tiene que ver la reventa con lo que sucedía hace unos años.

–          ¿Se ha colgado algún día el cartel de “no hay billetes”?

–          No, ningún día. Ha habido un par de lleno técnico: el 12, que fue el día que más gente fue a la plaza y que sólo sobraron veinticuatro entradas, y el 7, que se quedaron sin vender alrededor de cien.

–          La Casa de Misericordia lleva siete años congelando el precio de las entradas. ¿Ha llegado la hora de bajarlos?

–          Estamos abiertos a todas las posibilidades. Son temas que hay que estudiarlos. Llevamos con los mismos precios desde 2008 pero además hemos sufrido dos subidas del IVA, que las asumes y que supone una cantidad tremenda que dejas de ganar.

–          Vista la situación económica, ¿la empresa ha seguido reduciendo los honorarios de los toreros, como ya hizo el año pasado?

–          Hay algunos que no suben y otros que sí, pero no con las diferencias que había antes. Seguimos manteniendo una política de contención de gastos en la medida de lo posible. Hombre, siempre hay alguno que sube un poquito.

–          ¿Y de los ganaderos?

–          No hay rebajas. Seguimos igual, con la política de contención, pero sin rebajas.

–          El año pasado, usted aseguró que TVE no había pagado ni un euro a la Meca por la retransmisión de los encierros ¿Se ha repetido la historia este año?

–          Sí, exactamente igual. No ha pagado absolutamente nada.

Nuevo anteproyecto

–          Cambiando de tercio, el estado de los corrales del Gas, anegados por las copiosas lluvias caídas, ¿llegó a quitarle el sueño?

–          A mí, personalmente, sí. Recordamos las inundaciones del año pasado a mediados de junio. Por fortuna, no fue a más pero sí te preocupa. Nunca había pasado algo similar. Había muchísimo barro, pero no llegó a la inundación, que es lo que te podía quitar el sueño.

–          ¿Cree que toda esa cantidad de barro pudo afectar negativamente a los toros?

–          Bien no les sentó, sin duda, ni a las pezuñas ni a las extremidades inferiores. Que pueda tener una relación de causalidad, no lo puedo precisar.

–          Los dos festejos taurinos matinales y gratuitos han sido un éxito en cuanto a asistencia de público. El año pasado aseguraba que la Meca iba a intentar organizar más durante el resto del año para darle vida a la plaza de toros y para realizar una labor pedagógica. Sin embargo, visto lo visto, todo ha quedado en agua de borrajas.

–          Este año los dos festejos matinales gratuitos han contado con una gran aceptación, sobre todo del público infantil. ¿Que se podían hacer otras cosas? Es evidente que sí. Es cuestión de estudiarlo y ponerse manos a la obra. Hay otras entidades que también podrían impulsar esas actividades. La Casa de Misericordia está abierta a todas las posibilidades, bien organizándolas ella misma bien que alguien se ofrezca a hacerlas.

–          En este sentido, se rumorea que la Casa de Misericordia está diseñando un proyecto para, llamémosle, reanimar la plaza de toros fuera de San Fermín. ¿Es cierto tal rumor? ¿Puede consistir en la creación de un museo taurino o algo similar?

–          Dentro de las ideas que barajamos, una de ellas es fomentar un museo taurino o unas visitas guiadas a la plaza, o una mezcla de las dos. Son ideas que están en mero anteproyecto, por el momento. Siempre tenemos la idea de rentabilizar la plaza. Lo contrario sería absurdo por nuestra parte.

–          El proyecto de cubrir la plaza, ¿sigue en punto muerto?

–          Sí, totalmente en punto muerto.

–          Según sus propias declaraciones, todos los años, ustedes, los de la comisión, se reúnen con las peñas de cara a que mejoren su comportamiento y respeten las lidias de los toros sin que toquen sus charangas. A toro pasado, se puede afirmar que este año no les han hecho ni caso.

–          Se ha mantenido la tendencia de mejora del año pasado. Algunos días, al comienzo de la faena, se ha parado la música. Otros, no. Es distinto a hace tres años, ligeramente distinto.

–          Ruidos aparte, se puede decir que se han portado bien; un par de peleíllas en la solanera y poco más.

–          En conjunto, sí, Todo es mejorable, pero su comportamiento ha sido bueno en general.

–          Respecto a la Feria del Toro, ¿las cuatro puertas grandes registradas pueden llevar al equívoco de que ha sido un gran ciclo?

–          Al equívoco no, a la realidad. En esta materia, no hay que perder nunca la noción del concepto de espectáculo, que el que paga la entrada tiene derecho a salir entretenido. El espectador es el que financia estos festejos. Tiene que salir de la plaza contento y creo que este año así ha salido. Por tanto, se ha cumplido ese objetivo.

–          ¿Fueron merecidas las cuatro?

–          Para el espectador, sí. El público es el que pide las orejas y así lo pasa bien, sale contento. Y, por tanto, en este sentido, son merecidas.

–          ¿Y para el aficionado?

–          Depende. Al aficionado unos toreros le gustan y otros, no.

–          El injusto trato que recibió Hermoso de Mendoza tras su primera faena, ¿pone de manifiesto que el gran público de Pamplona no entiende de toros?

–          Hay una diferencia. Se dio un comportamiento extraño al final. Hermoso dictó una lección magistral del rejoneo. El público se enardeció, se puso de pie. Y no sé qué paso al final, para mí es algo inexplicable, que no le dio el reconocimiento que merecía.

–          ¿A qué cree que se debe entonces que se pase de la petición de oreja al silencio, que no haya habido ni ovaciones ni vueltas al ruedo como premios intermedios a las faenas?

–          Esto es por rachas. Efectivamente, este año no se han dado vueltas al ruedo, es verdad. Es una constante que también se está registrando en otras ferias.

–          El año pasado aseguraba que Hermoso de Mendoza y El Juli habían sido los toreros más caros de la feria. Este año, ¿también? ¿Han respondido a sus emolumentos, a lo que esperaba de ellos?

–          Sí, también. Y claro que han respondido. A la vista está. Pablo Hermoso estuvo extraordinario y El Juli salió a hombros.

–          ¿Por qué una comisión tan discreta como la que usted preside hace público que Hermoso ha realizado un “generoso” donativo a la Casa de Misericordia? ¿No se puede sentir molesto el propio torero con esta publicidad?

–          No creo que le moleste. Es el reconocimiento a una actuación completamente noble por parte de Pablo Hermoso de Mendoza. La cosas loables hay que reseñarlas, hay que publicarlas.

–          Hemos hablado de los toreros más caros. ¿Cuáles han sido los más baratos?

–          Baratos no hay ninguno. Pero de estos temas nunca hablo, porque el deber de confidencialidad para mí es sagrado. Si quieren, que digan ellos lo que han cobrado.

–          La sustitución de David Mora para la corrida del 12 de julio ¿no merecía más fuste, la contratación de un diestro de la parte más alta del escalafón?

–          Honorarios aparte, porque en las sustituciones no pensamos en honorarios, la sustitución salió de esa intuición que nos decía que un torero había estado extraordinario el día del Corpus en Sevilla, que se llamaba Pepe Moral, que había toreado poquísimo, que es un gran torero, y así quisimos reconocer el esfuerzo, dar un premio al señor que lleva años entrenándose sin torear; estas situaciones merecen premio. Además, era sábado y había muchos festejos, por lo que muchos toreros, como los que ya habían triunfado en Pamplona, tenían ocupada la fecha.

–          Reconozca que el cambio le resultó barato a la empresa, que con la contratación de Pepe Moral se ahorró unos cuanto miles de euros y vaya por delante todo el respeto para el diestro sevillano.

–          Salió rentable porque estuvo extraordinario. No contemplamos la rentabilidad económica, que, aunque no la voy a decir, no hubo tanta diferencia. Consideramos la rentabilidad del espectáculo que dio. Fue, quizá, quien mejor toreó al natural.

–          ¿Quiere hablar de cifras concretas?

–          No, no me gusta. Lo que gana un torero o un ganadero no está dentro mi obligación decirlo. Además, hay un contrato y soy confidencial con él. Insisto, si quieren, que lo digan ellos.

–          ¿Cuál ha sido el aspecto más positivo de la Feria del Toro?

–          Desde un punto de vista económico, el resultado ha sido bueno dadas las circunstancias del país. Y desde el artístico, la presentación impecable de todas las corridas de toros que se han lidiado. Y además, algo muy importante, que el espectador ha salido de la plaza contento, hablando de toros; no se ha aburrido.

–          ¿Y el más negativo?

–          El mal tiempo.

Entre varas y premios

–          En el terreno de la materia prima, ¿ha sido la feria de las astas, de los toros cornalones?

–          Ha sido de la presentación, de las hechuras. Los toros no han estado fuera de su tipo. Han sido toros bien hechos, con cara.

José María Marco, presidente de la comisión taurina de la Casa de Misericordia de Pamplona. Fotografía: Calleja.

José María Marco, presidente de la comisión taurina de la Casa de Misericordia de Pamplona. Fotografía: Calleja.

–          ¿Y la feria de los toros sin fuerza?

–          No se puede generalizar. Han salido toros sin fuerza, con fuerza, ha habido de todo. Unos se han picado y otros, no. La falta de fuerza ha sido más generalizada en dos corridas, en las del 7 y las del 12, Torrestrella y Fuente Ymbro.

–          ¡Pero si la suerte varas apenas ha existido!

–          En este terreno, el de las varas, hay tres métodos: no picar nada, picar hasta rematar el toro y el término medio, que es la virtud y que quizá por eso es lo que menos se hace, la dosificación del castigo en función del toro. En esta feria, ha habido de todo, se ha picado muy poco, se ha picado hasta hartar y quizá se ha dosificado el castigo menos de lo conveniente.

–          ¿Qué ganaderías le han decepcionado en cuanto a presentación, si las ha habido?

–          Ninguna.

–          ¿Y respecto al juego ofrecido en el ruedo?

–          Desgraciadamente, ha habido una corrida, magníficamente presentada, en la que el ganadero tenía puesta mucha ilusión, que salió muy mansa, muy desclasada, la de Adolfo Martín. La de Dolores Aguirre, también fue mansa. Las demás, no, la gente se ha entretenido con ellas.

–          Como aficionado, no como presidente de la comisión taurina, ¿qué corrida no le gustó en absoluto, si es que la hubo?

–          Como aficionado, yo disfruto en todas las corridas de toros, hasta con el paseíllo. Nunca me aburro.

–          La novillada fue realmente buena. ¿Repetirá El Parralejo?

–          Fue buena, brava, con clase. Si tiene una novillada, no hay ninguna razón para que no repita.

–          Si estuviese exclusivamente en su mano, ¿qué ganaderías no volvería a contratar?

–          No lo sé. Tenemos que pensarlo bien y ver asimismo los recambios que puede haber.

–          Lógicamente, todos los años se ha mostrado conforme con los premios que concede la Casa de Misericordia. Supongo que éste, también.

–          Sí. La corrida más completa fue la de Victoriano del Río y un toro muy bueno fue el quinto, el llamado Español. Son premios que organiza la Casa de Misericordia, pero ésta ni vota ni nada. Estoy de acuerdo con el fallo del jurado.

–          Pero son ustedes, quienes componen la comisión taurina, los que eligen a los miembros del jurado. Por tanto…

–          ¿No pensará que compramos al jurado? Intentamos reunir un jurado que sea lo más objetivo, con gente de prestigio.

–          ¿Un toro sin picar puede ser declarado el mejor de una feria que se siente orgullosa de llamarse ‘del toro’?

–          Sí, porque lo de sin picar, tampoco es rigurosamente cierto. El premiado tomó un puyazo normal y la segunda vara sólo se la señalaron. La mayoría de los toros han ido al caballo. Luego depende de cómo le dosifiquen el castigo. No podemos pretender cargarnos un toro bravo sólo por rematarlo en el caballo.

–          En consecuencia, mereció la vuelta al ruedo.

–          Para mí, sí.

–          Entonces, nos olvidamos de la suerte de varas, que es la que mide la bravura, y ya está, a otra cosa mariposa.

–          No, no, no. La suerte de varas sigue siendo uno de los elementos esenciales para apreciar la bravura del toro. Pero no el único. Hay otras cosas también importantes en el desarrollo de la lidia.

–          El hecho de que la empresa haya aceptado la imposición de una ganadería por parte de un torero –El Juli exigió Garcigrande para torear en Pamplona-, supone un paso al vacío de cara al futuro de la Feria del Toro?

–          La empresa no ha aceptado ninguna imposición. Garcigrande viene a sustituir la corrida de El Pilar. No la impuso El Juli. Nos pareció interesante porque es la ganadería con la mayor regularidad en embestir y en bravura de los últimos años, y encima no había estado aquí. La contratamos nosotros antes de hablar con El Juli.

–          ¿Habrá cambios en el plantel de ganaderías para la feria de 2015?

–          Es un tema que habrá que estudiar, pero sí, puede haberlos.

–          Dado el fracaso de la corrida de Adolfo Martín, se mantendrá el encaste albaserrada vía victorinos o se abre la puerta para el regreso de Cebada Gago?

–          Hoy, tres, cuatro días después de terminar la feria, no lo puedo decir. Desde el punto de vista de ganaderías, estamos abiertos a todas, a todos los encastes, que tengan corridas para Pamplona, en cuanto a presentación. Se abre la puerta a todas, no se le cierra a ninguna.

Un ciclo ‘notable’

–          ¿Qué le parecieron los tres toreros navarros?

–          Los tres han tenido una actuación muy buena. Hermoso es el magisterio. Armendáriz estuvo vibrante e inteligente con sus dos toros. Y Francisco Marco, con la corrida que tuvo adelante, estuvo absolutamente digno y profesional.

–          En ese tentadero matinal, pudo apreciar las maneras de los dos novilleros navarros, del pamplonés Francisco Expósito y del cirbonero Javier Marín. ¿Cree que no están preparados para hacer el paseíllo el 5 de julio en la novillada inaugural del abono?

–          No lo sé. Marín y Toñete son muy jóvenes. Expósito no ha toreado mucho. Estuvo muy bien esa mañana, con ese utrero. Lo importante aquí es estar un poquito toreado, tener una cierta seguridad. Es una novillada importante dentro del calendario. Ya están aquí todos los medios de comunicación. Se intenta traer a novilleros que están pegando fuerte en ese momento y si hay un navarro que tiene seguridad, se le ayuda. No lo sé, te lo diré el año que viene. Los tres estuvieron muy bien en ese tentadero.

–          La Meca apostó por Finito de Córdoba y Uceda Leal, y perdió. De los veteranos que volvían años después, sólo Abellán dejó buena imagen. ¿Está de acuerdo?

–          Uceda vino porque había estado muy bien en San Isidro, fue como darle una segunda oportunidad. Con la corrida de Dolores Aguirre, estuvo a contraestilo. Y Finito protagonizó un inicio de temporada espectacular, como torero de arte. Aquí también estuvo a contraestilo con sus dos toros; dejó tres o cuatro detalles extraordinarios pero en conjunto no tuvo suerte.

–          ¿Qué espadas le han causado mejor impresión?

–          Muchos, todos los que han salido a hombros, y Abellán, Pepe Moral, Bolívar, Escribano, Marco, Paulita…

–          ¡Y cuáles le han defraudado?

–          Ninguno.

–          ¿Fue la del debutante Pepe Moral la mejor faena de la feria?

–          Fue una de las buenas, sobre todo al natural. También lo fueron las de Perera, Fandiño, El Juli…

–          Fandiño ha sido declarado triunfador de la feria por la cantidad de trofeos cortados. ¿Artísticamente, lo ha sido? ¿Usted le habría dado el premio a él o a otro diestro?

–          Es uno de los que ha estado bien. Quizá se lo hubiera dado a él, a Perera o a Moral.

–          ¿Le vino grande la tarde a Esaú Fernández frente a los toros de Miura? ¿Era un torero indicado para ese cartel?

–          O le vino grande o no tuvo suerte en la concepción de la faena. Olivito fue un gran toro y el diestro no llegó a acoplarse con él.

–          Califique de 1 a 10 el nivel artístico de la feria en conjunto.

–          8,5. Notable alto.

–          Con la amplia experiencia que atesora, ¿volverán a ver torear los pamploneses en su plaza a Manzanares y Morante?

–          Espero que sí. En realidad, es una actitud de ellos. Pero el tiempo es largo y Pamplona siempre está ahí, no se va.

–          Vistos los resultados de las ochos corridas de toros, ¿la de 2014 ha sido una feria pobre en bravura y en arte?

–          No, en absoluto. No se puede decir eso. Como he dicho, ha sido notable.

–          Por último, ¿quiere, puede adelantar algo sobre la feria de 2015?

No, hace tres días que ha acabado la feria de 2014 y sería presuntuoso por mi parte decidir ya algo. Ojalá sea en presentación como la de este año.

This entry was posted in Actualidad, San Fermín 2014 and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.