JOSÉ ANTONIO BAIGORRI LIDIARÁ OCHO NOVILLADAS ESTA TEMPORADA

El ganadero junto a una de sus hijas y con el equipo del herradero.

El ganadero junto a una de sus hijas y con el equipo del herradero.

El ganadero navarro se anunciará con utreros en Lodosa y, probablemente, en Peralta y en una localidad murciana

El ganadero navarro José Antonio Baigorri, propietario de Ganadería de Pincha, ya tiene diseñada la temporada actual, en la que lidiará tres novilladas picadas, cuatro sin picar y una becerrada, ésta con añojos adelantados, casi erales en la localidad soriana de Vinuesa; el resto de festejos los protagonizarán erales y utreros procedencia Domecq.

Las reses de dos años se lidiarán en novilladas en San Adrián, Aleanueva de Ebro, Nájera y, tal vez, en Autol. Los utreros, en las plaza de Lodosa y, muy posiblemente, en la de Peralta y en una localidad murciana.

Así lo confirmó el pasado sábado en su finca El Ontanal, donde se marcaron cuarenta y dos añojas, con los hierros de Ganadería de Pincha y El Tolco, reses que, unidas a los cuarenta y tres machos y dieciocho hembras que herró hace unos meses, completan una camada de ciento tres cabezas de bravo. Para las labores de herraje, el criador de bravo contó un experimentado equipo de vaqueros, en el que se encontraba, entre otros, el veterano mayoral de la vacada, Francisco Hidalgo “Francisquito”.

“Va a ser una temporada clave, que me va a servir para comprobar el estado de la ganadería. Si las cosas no salen bien supondrá un mazazo importante pero habrá que seguir trabajando. De momento, estoy muy satisfecho con los resultados de los sementales nuevos, que están dando buenos productos. Y por ello me siento esperanzado, con buenas sensaciones de cara al futuro”, explicó José Antonio Baigorri.

Baigorri condue a caballo la manada de becerras herradas.

Baigorri condue a caballo la manada de becerras herradas.

Los machos marcados con el hierro de Ganadería de Pincha, procedentes de tres líneas -Gerardo Ortega, Algarra-Jandilla y Marqués de Domecq- serán lidiados en plazas de toros. Los herrados con el hierro de El Tolco irán destinados a los festejos populares. No hay que olvidar que el ganadero lodosano suele lidiar cada año unos veinticinco festejos en las calles de pueblos de Navarra, La Rioja, Aragón y País Vasco.

Terminado el herradero, en el Ontanal se vivió una completa jornada festiva. Primero, con sevillanas, que dieron paso a una comida de hermandad, a la que asistieron ciento treinta personas, entre familiares y amigos del ganadero. Tras los postres, la tarde transcurrió entre jotas y habaneras, canciones que pusieron fin a una cita clásica del campo bravo navarro.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.