HERMOSO RETOMA LA PUERTA GRANDE EN LA MONUMENTAL DE ALPUYECA

El caballero navarro saliendo a hombros en la Monumental de Morelos.

El caballero navarro saliendo a hombros en la Monumental de Morelos.

El caballero navarro hizo debutar en banderillas a ‘Baco’, un tordo vinoso con el hierro de Brito Paes.

Ganado: Cuatro toro de Los Encinos y dos novillos de La Joya, primero y sexto, todos para rejones, bien presentados, de buen juego los cuatreños y malos los utreros. El primer toro fue premiado con arrastre lento.

Rejoneadores: Diego Lecumberri (vuelta al ruedo y silencio tras tres avisos), Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y silencio) y Emiliano Gamero (vuelta al ruedo en ambos).

Lugar y fecha: Monumental Rancho Agua Salada de Alpuyeca, estado de Morelos (México). 15 de febrero.

Incidencias: Lleno. El caballero navarro salió a hombros en solitario. Actuaron los grupos de forcados Mexicanos e Hidalguenses, que lograron realizar seis pegas, todas ellas espectaculares.

Pablo Hermoso de Mendoza recuperó el sábado pasado la senda de las puertas de las grandes y lo hizo en la Monumental Rancho Agua Salada de Alpuyeca, escenario que se llenó para presenciar el toreo del navarro.

Y éste no defraudó; todo lo contrario. Se aseguró la puerta grande frente al primero de su lote, segundo del festejo, un ejemplar codicioso y con motor. Tras pararlo con Napoleón, dio un recital de toreo caballo en banderillas, primero con Disparate, que sobre la arena morelense pudo transmitir su calidad, con su toreo costado y en la ejecución de la vibrante hermosina; y después, con Viriato, con su toreo circular de máxima exposición, tirando del astado hasta meterlo en el estribo. Ante un público completamente entregado, finalizó la faena con Pirata, frente a un toro que ya se había aplomado. Tres cortas de rítmica secuencia dieron paso a un rejonazo letal y a la concesión del doble trofeo, que le confirmaba la salida a hombros.

Frente al cuarto, realizó otro gran trasteo, que pudo ser merecedor de los máximos trofeos, pero, finalmente, no consiguió ninguno por fallar con la hoja de peral. En esta intervención, uno de los hechos más destacables fue el debut de Baco, un tordo vinoso con el hierro de Brito Paes, al se le vio en banderillas bastante seguro y con sitio. La nueva montura dio paso a Habanero, que se pegó un arrimón, se lució con sus características piruetas y conectó mucho con los tendidos, que se convirtieron en una caldera de emoción. Estuvo a punto de reventar con las cortas sobre Pirata y dos pares a dos manos, pero llegaron los pinchazos, el ambiente se enfrió y, bajo un frío silencio, el caballero navarro se retiró al callejón.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.