HERMOSO, DE VACÍO EN MANIZALES ANTE UN TRIUNFO ROTUNDO DE EL JULI

Hermoso, sobre 'Napoleón', ayer en Manizales.

Hermoso, sobre ‘Napoleón’, ayer en Manizales.

La condición de los toros y el fallo con el rejón de muerte le impidieron cortar trofeo alguno.

Ganado: Siete toros de Ernesto Gutiérrez, bien presentados y de juego desigual; el séptimo, sobrero de regalo, llamado Flamenco, de 488 kilos, fue indultado.

Toreros: Pablo Hermoso de Mendoza (saludos, ovación y ovación) y Julián López “El Juli” (saludos, dos orejas, silencio y dos orejas y rabo simbólicos).

Lugar y fecha: plaza de toros Monumental de Manizales (Colombia). 11 de enero.

Incidencias: Lleno. El Juli salió a hombros.

Pablo Hermoso de Mendoza careció de suerte el domingo pasado en su segunda comparecencia en Manizales, un mano a mano con El Juli, que fue el triunfador del festejo. Ni el manejable pero sin emoción primero, ni el rajado y manso tercero ni tampoco el deslucido quinto ayudaron al navarro a redondear ninguna de sus tres faenas.

El caballero navarro, ante el que abrió plaza, soso y falto de celo, tuvo que ponerlo todo él para realizar una faena de entrega, que tuvo su mejor momento con la intervención de Habanero, montura que, con sus piruetas, conectó con los tendidos. El estellés mató de un rejonazo, efectivo aunque contrario, pero el puntillero levantó al astado. Por ello, aunque hubo petición, todo quedó en una ovación a la que el jinete correspondió saludando desde el tercio.

Su segundo fue un toro manso y bajo de raza. Pese a ello, el rejoneador brilló sobre Disparate, con el que ejecutó la hermosina, que entusiasmó a los tendidos, y también sobre Viriato, con su toreo de circular de gran exposición y pequeñas distancias. Hermoso mató de un rejón trasero, que le obligó a descabellar, cosa que hizo al primer intento. Hubo petición no mayoritaria y todo quedó en otra cálida ovación.

Su tercero, quinto de la tarde, fue el mejor del lote; un toro con calidad pero falto de continuidad y ritmo en sus embestidas, que se apagó y paró muy pronto. Pese a ello, Disparate, con su toreo de costado, y Dalí, con sus precisas piruetas, completaron un estupendo tercio de banderillas. Ya, al final de la faena, se lució clavando cortas a dos manos sobre Pirata. Tenía casi el triunfo de puerta grande en la mano, pero en esta ocasión el navarro falló al matar, pinchó en tres ocasiones y así se esfumó cualquier posibilidad de obtener trofeos.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.