HERMOSO DE MENDOZA MANTIENE SU TRAYECTORIA TRIUNFAL EN CANCÚN

Hermoso de Mendoza repitió en Cancún la salida a hombros del año pasado.

Hermoso de Mendoza repitió en Cancún la salida a hombros del año pasado.

Cortó tres orejas y alcanzó su undécima puerta grande en esa plaza, el mismo número que actuaciones ha protagonizado.

Ganado: Cuatro toros de San José, de juego dispar.

Rejoneadores: Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas) y Alejandro Zendejas (vuelta y silencio).

Lugar y fecha: plaza de toros de Cancún, estado de Quintana Roo (México). 27 de febrero.

Incidencias: Lleno. Festejo nocturno. El caballero navarro salió a hombros.

Pablo Hermoso de Mendoza supo mantener el viernes pasado su pleno de puertas en Cancún. Protagonizó su undécima actuación en el coso de la Avenida Bonampak y la saldó con su undécima puerta grande en tal escenario.

Comenzó a fraguar el triunfo frente al que abrió plaza, un toro que reaccionó tras el primer rejón de castigo y que luego embistió con aspereza y sin entregarse. Por ello, tras pararlo con Chacmat, Duende tuvo que esforzarse en banderillas para templar la embestida del astado. Dalí completó este tercio con su elegancia natural, llegándole mucho en los embroques y luciéndose con ceñidas piruetas. En el final de la faena, Pirata permitió que su dueño clavase tres cortas sin respiro y dos pares a dos manos. La pena fue que el rejón definitivo llegó tras un pinchazo, lo que redujo el premio a un más que merecido trofeo, el primero de la noche.

Frente al segundo de su lote, un ejemplar con clase y bravura, el jinete estellés salió a por más y realizó todo un faenón. Lo comenzó con Churumay, que llevó al cuatreño perfectamente acompasado al ritmo de su galope. En banderillas, Disparate se mostró sensacional en banderillas y puso al público en pie con sus galopes de costado y la ejecución de la hermosina. La conexión con los tendidos se incrementó con la actuación de Habanero, que puso la plaza al rojo vivo con sus incomparables series de piruetas. Bajo ese ambientazo, Pirata comenzó a poner fin a la gran faena permitiendo la colocación de un trío de cortas y dos pares a dos manos. Sólo un pinchazo previo al rejonazo definitivo impidió que al navarro se le concediesen los máximos trofeos. Todo quedó en dos orejas y una nueva salida a hombros.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.