HERMOSO ABANDONA POR PRIMERA VEZ A PIE LA MONUMENTAL DE ZACATECAS

Hermoso toreando a lomos de 'Pirata'.

Hermoso toreando a lomos de ‘Pirata’.

El caballero navarro sólo cortó un trofeo por fallar con el rejón de muerte.

Ganado: Cuatro toros de Suárez del Real y dos para rejones de Fernando de la Mora, segundo y quinto, manejables en conjunto, aunque complicado el quinto.

Toreros: Fernando Ochoa (silencio y dos orejas), Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y palmas) y Fermín Spínola (ovación y oreja).

Lugar y fecha: Monumental de Zacatecas (México). 16 de febrero.

Incidencias: Más de media plaza. Ochoa salió a hombros.

Pablo Hermoso de Mendoza vio truncada el domingo pasado su trayectoria de puertas grandes conseguidas en la Monumental de Zacatecas. Hasta ese día había toreado cuatro festejos y los cuatro los había saldado con salida por la puerta grande. Sin embargo, el domingo no anduvo certero con el rejón letal y abandonó por primera vez a pie el citado escenario, tras haber conseguido una oreja.

Este trofeo lo consiguió del primero de su lote, segundo del festejo, un toro de bonitas hechuras al que paró dibujando círculos cada vez menores con Churumay. En banderillas, el astado mostró fondo pero también cierta aspereza, lo que impidió que Disparate volviese a lucirse con su galope de costado y su hermosina, que provocó alboroto en los tendidos. La faena, de muy alto nivel, la continuó con Viriato, que hizo otro alarde de valor con su toreo circular. Al último tercio, el cuatreño llegó ya aplomado, lo que aprovechó Pirata para que permitir que su dueño clavase tres cortas sin respiro, se adornase con desplantes y arriesgase mucho en un par a dos manos. El estellés terminó con un rejonazo fulminante, pero que, desgraciadamente, debió tocar la médula del animal, lo que redujo el premio a una oreja, cuando la faena había merecido los máximos trofeos.

Su segundo fue un toro complicado, que fue desarrollando sentido. Pese a ello, el jinete estellés volvió a realizar una gran faena, con Napoleón de salida, Baco y Habanero en banderillas, y Pirata en el último tercio. Pero, en esta ocasión, ante un ejemplar que sólo esperaba y giraba sin dar ya un paso, los pinchazos se sucedieron y la puerta grande se esfumó, aunque el público agradeció con palmas su labor y su entrega.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.