EL CID Y JAVIER MARÍN SALEN A HOMBROS EN LA PLAZA DE FITERO

El Cid y Javier Marín compartieron puerta grande en Fitero. Fotografía: M. Sagüés.

El Cid y Javier Marín compartieron puerta grande en Fitero. Fotografía: M. Sagüés.

El torero navarro protagonizó una gran tarde de toreo y llama así a la puerta de la Feria de San Fermín. Galería fotográfica: José Luis Espuelas.

Ganado: Dos utreros para rejones, reglamentariamente despuntados, de El Madroñal, manejables, y cuatro toros de Hermanos Cambronell para lidia a pie, nobles y con clase pero muy bajos de raza; el sexto desarrolló dificultades y cierto sentido.

Toreros: Mario Pérez Langa (saludos tras aviso y oreja), El Cid (oreja tras aviso en ambos) y Javier Marín (oreja tras aviso y dos orejas).

Presidencia: a cargo de Ana Isabel Elipe, asesorada por Francisco Sagardía y Jesús María de Andrés, cumplió correctamente su cometido.
Incidencias: Casi lleno en tarde soleada. Feria de San Raimundo. El premio al mejor par de banderillas fue a a parar a Pablo Simón. El Cid y Marín salieron a hombros.

Javier Marín presentó su candidatura ayer para hacerse acreedor a un puesto por derecho en la Feria del Toro de San Fermín. Era su primera corrida de una temporada que va a ser dificultosa en extremo y demostró en el albero de la coqueta y cuidada plaza de Fitero que tiene argumentos, técnica y valor para actuar en cosos de mayor relumbrón. Y, además, toreó singularmente bien a ‘Tendido’, su primer oponente, un astado de enorme clase pero que había que sostenerlo con alfileres merced a una asombrosa capacidad para pulsear su embestida con los flecos de la muleta.

Fue una faena perfecta en colocación y temple, en la que logró algún natural mecido y suave bamboleando la muleta con mimo, ajuste y lentitud. Javier busca el toreo bueno y sin alharacas y demostró buen gusto en la composición de las series y en la reunión con el toro en el trazo del viaje de la muleta. Se lo pasó muy cerca una y otra vez en cada uno de los lances y la poca emoción que trasladaba el animal a los tendidos, el joven diestro la suplió con su despaciosidad. Fue una oreja de peso, una oreja que interiormente le sirvió para demostrarse a sí mismo que el camino interior de perfección que ha emprendido puede tener su recompensa.

El sexto fue otro cantar, ‘Blanquito’ era negro y salpicado, cinqueño y con genio y su genética tan diferente a sus hermanos de camada, que la suavidad se tornasoló en genio y dificultades. Y en ese punto emergió un Javier Marín completamente distinto, ya que se encorajinó para buscar los máximos trofeos con la fuerza incierta pero soberana de la voluntad. Se dejó ver en un quite de máxima exigencia con el capote a la espalda dejándose llegar al astado en la soledad del centro del ruedo sin moverse un ápice y planteó una faena de recursos con la mano izquierda al principio, y después con un atragantón en redondo que llegó mucho a los tendidos cuando la noche se cernía definitivamente sobre Fitero. Una estocada cobrada con habilidad le sirvió para sumar otras dos orejas más en su esportón y llevarse un hermoso botín en una tarde muy importante para su carrera. Se sabe con capacidad y recursos para empresas mayores y en cada muletazo parecía soñar con San Fermín y su abarrotada monumental.

El Cid gozó con el primero de la corrida, aunque en un momento de demasiada confianza fue volteado sin consecuencias. El torero de Salteras, ídolo no hace muchos años de la afición, toreó con suavidad ante dos ejemplares de Cambronell sin demasiadas dificultades pero con escasos recursos físicos. Obtuvo dos orejas facilonas tras sendas actuaciones aseadas pero sin demasiado compromiso por su parte. Para el sevillano, la tarde no pasó de un entrenamiento enfundado en su traje de luces. Y se fue feliz de Fitero.

Mario Pérez Langa, el rejoneador que iba por delante en la función, demostró su escaso oficio en dos faenas rápidas y sin demasiado ajuste. Cortó una oreja al cuarto tras lograr los mejores pasajes de su actuación con un caballo llamado Fandiño con el que logró dos banderillas meritorias. Poco toreo y demasiados gestos.

Crónica de Pablo García Mancha, publicada en Diario de Navarra.

_76V0010 _76V0012 _76V0078 _76V0079 _76V0080 _76V0081 _76V0082 _76V0083 _76V0084 _76V0085 _76V0086 _76V0112 _76V0116 _76V0117 _76V0118 _76V0119 _76V0122 _76V0197 _76V0227 _76V0234 _76V0238 _76V0245 _76V0252 _76V0253 _76V0285 _76V9712 _76V9740 _76V9781 _76V9783 _76V9785 (2) _76V9802 _76V9817 _76V9821 _76V9833 (2) _76V9845 (2) _76V9864 _76V9888 (2) _76V9888 _76V9889 (2) _76V9966 (2) _76V9967 (2) _76V9968 _76V9971 (2) _76V9993 _76V9994 093b7943597e6bf6eec8fbbefcd78c6a 4123e10489a311c2f919e8947afb3d0d 859915e9481a1ce7252964344d657195 940010ab3d5732fae47ef24c0b90d118 ec06d548ea9288e0642a3bccb7a20ecc(1) image1(1) IMG_2600 IMG_2603 IMG_2604

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.