DOS CORNEADOS POR TOROS DE EL TOLCO EN EL ENCIERRO DE LODOSA

Venturita, esta mañana en el Hospital San Pedro de Logroño, donde permanecerá un par de días ingresado.

Uno de ellos es el banderillero Miguel Ventosa ‘Venturita’, que sufrió en la pierna derecha una herida de más de 20 centímetros. Vídeo de una parte de ese encierro.

El encierro de la tarde de ayer en Lodosa se saldó con dos corneados. El primero, un joven de fuera de Lodosa. El penúltimo toro, marcado, como todos, con el hierro de El Tolco se cebó con él en la calle anterior a la plaza durante unos veinte segundos y le propinó, al parecer, más de una cornada.

El segundo percance grave tuvo por escenario la plaza de toros. El toro citado y otro que galopaba detrás entraron juntos y sueltos al coso lodosano. Uno parecía que había entrado a corrales y el otro se ensañó con el encargado de las puertas, que se defendía en el vallado pero dentro del ruedo. Venturita, que ejercía de director de lidia, acudió en su socorro pero no se percató del peligro que corría, pues el otro toro no había entrado a los corrales, sino que permanecía en el ruedo, se fue a por el banderillero y lo cazó en la pierna derecha.

Esta mañana se encontraba tranquilo, aunque dolorido, sin fiebre, y comenzaba a recuperarse de esa cornada de más de veinte centímetros. “Siento dolor, pero la cosa podía haber sido peor. Por lo menos, la cornada ha sido limpia”, ha declarado esta mañana el profesional de plata.

Venturita, que vive a caballo entre Zaragoza y la riojana Viguera, fue trasladado al hospital San Pedro de Logroño, donde permanece ingresado. Si todo evoluciona normalmente, estará dos días en el citado hospital y recibirá después el alta.

Para este torero, que lleva nada menos que 26 años ejerciendo de banderillero, fue la segunda cornada que sufre. La primera, pese a su veteranía, la recibió el año pasado en Tudela, el 14 de agosto. En aquella ocasión, el tercero de la tarde, de Marqués de Quintanar, volteó al diestro Imanol Sánchez y, ya sobre la arena, intentó herirle. Venturita, que formaba parte de su cuadrilla, con rapidez, hizo el quite, salvó a su matador pero pagó con sangre su arrojo. El resultado, una cornada en el muslo derecho, de trayectoria ascendente, que casi llegó hasta el pene. Fue su bautismo de sangre.

Por este percance, va a causar baja el sábado en Estella, donde iba a torear a las órdenes, precisamente, de Imanol Sánchez, quien con Sánchez Vara lidiará y estoqueará toros de Reta de Casta Navarra. Y quedan en el aire su compromisos de Saucelle, día 9, y de Dax, día 13, ambos a las órdenes del novillero zaragozano Cristiano Torres.

A lo largo de su trayectoria, Venturita ha toreado para numerosos matadores de toros, como, entre otros, para Antonio Ferrera, Francisco Marco, Javier Castaño, Paulita y Alberto Álvarez.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.