DE JUSTO DEBUTA Y CONVENCE EN PAMPLONA Y CASTAÑO CAE HERIDO

Javier Castaño fue llevado en volandas a la enfermería por sus compañeros.

Javier Castaño fue llevado en volandas a la enfermería por sus compañeros.

El extremeño corta una oreja de una deslucida y complicada corrida de José Escolar en la que destacó el segundo. Fotografías: Jacobo Silvestre.

Ganado: Seis toros de José Escolar, bien presentados, con cuajo y trapío, y de juego desigual, aunque en un línea de complicaciones; destacó el segundo por su calidad y nobleza en la muelta..

Toreros: Javier Castaño (silencio tras aviso y herido), Emilio de Justo (oreja y silencio tras aviso) y Marcos (silencio y palmas tras aviso).

Lugar y fecha: Plaza de toros de Pamplona. 8 de julio.

Incidencias: Lleno. Tiempo caluroso. Segunda de la llamada Feria del Toro. De Justo se presentó en Pamplona. El banderillero Joao Ferreira saludó montera en mano tras parear al primero y al cuarto. Parte médico de Castaño: “El diestro Javier Castaño ha sido intervenido en la enfermería de la plaza de toros de Pamplona tras haber sido cogido en el cuarto toro. El diestro presenta una herida de aproximadamente 20 cm. en fosa iliaca derecha que afecta piel y otros 5 cm. en profundidad, con afectación de oblicuo mayor y menor y con atrición muscular, estando el músculo transverso integro y sin penetrar en cavidad abdominal. Pronóstico grave. Se traslada al complejo hospitalario de Navarra. Firmado: Ángel M. Hidalgo, Cirujano Jefe de la Plaza de Toros de Pamplona”.

Salió el primero de Escolar, imponente de trapío, hondo y muy cuajado, con pies y con poder. Tanto poder que en el primer encuentro con su matador, Javier Castaño, hizo un extraño y se fue directamente a por él, a punto de cogerlo con el pitón izquierdo. No pudo lucirse el diestro. Pelea discreta del albaserrada en el caballo, con un primer puyazo en el empujó con la cara abajo y menos poderoso estuvo con el segundo. Buen par de Joao Ferreira que se desmonteró. Y ya en faena, Castaño lo sacó fuera de la raya para anular querencia y, en redondo, armó un trasteo realizado íntegramente por el pitón diestro, sabedor que el izquierdo siempre fue el menos claro de los dos. Faena en la que siempre intentó buscar el lucimiento, acompañando el recorrido del toro quien en ocasiones metía bien la cara, con clase y nobleza, y en otras cambiaba en su ritmo y velocidad la embestida, desluciendo los muletazos. Nunca le volvió la cara a las dificultades del de Escolar intentando gustarse. Remató desacertadamente con los aceros.

Se defendió en todo momento de salida el segundo de la tarde ante el capote de Emilio de Justo, que intentó dominarlo y echarle las telas abajo sin posibilidad de que se entregara el toro. Pelea discreta en el caballo siempre con la cara arriba y sin entregarse, llegando el de Escolar a la muleta con cierta aspereza, sin entregarse ni acometer con franqueza. Pero ante él estuvo Emilio de Justo muy firme, seguro, valiente y comprometido con el envite tal y como demostró en su actuación en la que llegó a torear con profundidad y gusto en redondo. Cuando acertó en la distancia y altura del engaño, embarcó al de Escolar y le cuajó muletazos de mano baja muy poderosos que llegaron al público. Al natural no fue posible el lucimiento ni tampoco estar tranquilo, pues el toro siempre repuso una vez finalizado el pase sin dejarle estar tranquilo para hilar los pases. Concluyó su actuación de nuevo en redondo, para culminar con una estocada entera volcándose sobre el morrillo.

Muy bien hecho el tercero, cinqueño, serio de trapío, nunca se empleó en las telas ni de salida ni al final con la muleta. Discreto en el caballo, complicó el segundo tercio cuando apretaba hacia las tablas con una embestida muy incierta en la que siempre tuvo la cara y cuando acometió lo hizo muy desigual desentendiéndose de todo. Con él, Caballero, tras brindar la faena al público, lo intentó por ambos pitones sin fortuna. Disposición sin aburrirse delante del complicado e incierto Escolar, toreó en redondo y lo intentó al natural sin ser posible lucimiento alguno. Acabó rajado en tablas sin ganas de pelea alguna y tras media y estocada, Caballero concluyó su actuación.

Hondo y serio, con cuajó, fue el que saltó en cuarto lugar. Abanto de salida nunca se entregó en el transcurso de su lidia. Intentó lucirse Castaño a la verónica para pulsar una embestida que siempre fue a media altura y sin emplearse. Manseó en el caballo pero ello no fue problema para que se luciese Joao Ferreira en banderillas. Después Castaño intentó dominarlo por abajo en los primeros pases convirtiéndose la faena en una pelea entre torero y astado donde nunca pudo gustarse el diestro. En redondo logró robarle algún pase poderoso pero el de Escolar siempre estuvo mirón, incierto, desentendido, buscando salida. Le hizo pasar apreturas a Javier que se mostró muy dispuesto ante él, exponiendo en la suerte suprema donde en el encuentro con el toro resultó cogido, siendo trasladado por las asistencias a la enfermería. Remató el toro Emilio de Justo.

El quinto también tuvo su dificultad como así lo vio De Justo que optó por lidiarlo antes que lucirse en el recibo de capote. Manseó el toro en el caballo y puso en aprietos a Ángel Gómez que no le volvió la cara al riesgo y clavó su par. Tras brindar a El Fundi, el torero sacó fuera de las rayas al de Escolar para anular querencias y, con mando y poder, De Justo le fue enseñando a embestir. Complicado el toro -nunca se entregó- cuando arrancó en cada cite siempre lo hizo con cierta violencia, sin entrega y saliendo con la cara a media altura rebrincado. Se echó la muleta al natural De Justo pero por ahí también se defendió el toro que siempre embistió con la cara por encima del estaquillador. Deslucido y difícil, De Justo no se aburrió delante de la cara del de Escolar mostrándose por encima de las condiciones del astado, siempre firme y muy entregado. Intentó realizar el toreo ortodoxo a un toro que no lo posibilitó protagonizando una importante actuación en Pamplona que malogró con los aceros.

Fue un tío el que cerró plaza, el de más peso de toda la corrida, que se defendió en las telas del Gonzalo Caballero cuando éste se puso en querencia hacia los adentros. No pudo lucirse el matador. Parado el toro en el segundo tercio siempre acortó distancia en los embroques con los toreros de plata, condición que no abandonó en toda su lidia. Mirón por el derecho, incierto en cada acometida, Gonzalo Caballero comenzó la faena intentando someterlo y en el primer cite de frente, se arrancó el de Escolar directo hacia él encunándolo con violencia. Volvió a la cara del toro el diestro pero para esos momentos el de Escolar acortó aun más la embestida y a media altura. Intentó el toreo al natural pero repuso siempre la trayectoria sin dejar estar al diestro. Pundonor y honestidad en su actuación de Caballero que lo intentó sin aburrirse a pesar de no haber posibilidad de triunfo ni lucimiento. Estocada habilidosa. Actuación muy honrada.

Crónica de Aplausos.es

FullSizeRender (1) FullSizeRender (2) FullSizeRender (3) FullSizeRender (4) FullSizeRender (5) FullSizeRender (6) FullSizeRender (7) FullSizeRender (9) FullSizeRender (10) FullSizeRender (11) FullSizeRender (12) FullSizeRender (13) FullSizeRender (14) FullSizeRender (15) FullSizeRender (16) FullSizeRender (17) FullSizeRender (18) FullSizeRender (19) FullSizeRender

This entry was posted in Actualidad, San Fermín 2018, Temporada taurina en Navarra 2018 and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.