TRIUNFO NAVARRO EN EL CERTAMEN DE RECORTADORES CIUDAD DE ESTELLA

Los recortadores con los concejales Ana Duarte y Javier del Cazo tras la entrega de trofeos.

Los recortadores con los concejales Ana Duarte y Javier del Cazo tras la entrega de trofeos.

Una tormenta no impidió que doce concursantes se luciesen en el ruedo, donde se hizo con el triunfo el pamplonés Aarón Grande.

El arte del toreo a cuerpo limpio, la forma más ancestral y pura de enfrentarse al toro, gana adeptos en Navarra y el arte va dando sus frutos. Ayer, miércoles, dos navarros participaron en el certamen nacional de recortadores Ciudad de Estella y uno de ellos se llevó el primer premio.

Los quiebros del pamplonés Aarón Grande convencieron al jurado para otorgarle el principal galardón del concurso en el que también se lució el azagrés Álvaro Marín. El de Azagra demostró su destreza en la arena, pero no fue suficiente para pasar a la ronda final.

El concurso comenzó pasadas las seis y media de la tarde con casi la plaza de toros llena y un público expectante que miraba al cielo, esperando la tormenta. Empezó a llover con ganas y los espectadores se concentraron en la andanada y bajo los paraguas, intentando resguardarse del agua. Otros aguantaron el chaparrón, pocos abandonaron el recinto, y los doce especialistas saltaron al ruedo estellés.

Recortes muy ajustados, muchos quiebros y lances bajo el agua se vieron durante el espectáculo. La bravura de los novillos toros del hierro Herederos de Ángel Macua de Larraga puso difícil las cosas a los recortadores. El concurso empezó con el ímpetu de un novillo castaño, Bailador. Un ejemplar reservón, que se lo pensaba antes de arrancarse. Le siguieron Pintor, muy suelto, Perdigón, colorado y largo, y Palmerita, de capa colorada asimismo.

Ovación del público

Grande participaba por primera vez en un certamen nacional y se estrenó por todo lo alto. “Yo vengo a hacer mis cosas, a hacerlas bien y, sobre todo, a salir entero de la plaza. Si las cosas salen como hoy -por ayer-, mejor que mejor”, declaró tras recoger el premio. Aarón Grande y Álvaro Marín fueron ovacionados por el público cada vez que pisaron la arena de Estella. A sus 20 años, Marín lleva casi dos años en los ruedos y terminó encantado con el público estellés. “La verdad que me ha encantado el ambiente que se ha vivido en el concurso de Estella. No había estado nunca y me ha gustado mucho”, declaró el azagrés.

Las suertes y los saltos que brindó al público Iván González le dieron el pase a la final. El salmantino se alzó con el segundo premio a pesar de sufrir una fuerte caída al huir del astado en la última ronda. En tercer lugar, quedó Javier Manso Balotelli, de Narros de Cuéllar; y en cuarta posición terminó Adrián Lambas, de Medina del Campo. El ruedo dejó ver un poco de todo durante las casi dos horas de espectáculo en una plaza de toros que disfrutó de la emoción de los recortes a pesar de la lluvia.

Crónica y fotografía de Susana Esparza, publicadas en Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.