TOÑETE SE LÍA CON EL DESCABELLO Y SE VA DE VACÍO DE SANGÜESA

Toñete, intentando cuadrar al novillo.

Toñete, intentando cuadrar al novillo.

Su compañero de cartel, El Dani, paseó la única oreja de la tarde tras una faena entonada.

Ganado: Tres utreros de Alcurrucén y el cuarto de Lozano Hermanos, bien presentados, serios de caras, nobles y colaboradores.

Toreros: Daniel Ollora ‘El Dani’ (oreja y silencio tras aviso) y Antonio Catalán ‘Toñete’(silencio tras aviso en ambos).

Presidencia: a cargo de Juan Linde Molero asesorado por Nacho Lacosta y el veterinario Pedro Oteiza, cumplió correctamente con su cometido.

Incidencias: Media plaza. Tarde fresca, con algunas molestas rachas de viento. Los dos novilleros hicieron el paseíllo desmonterados. El novillero pamplonés Francisco Expósito actuó de sobresaliente e hizo un lucido quite a la verónica.

Se presentó en Sangüesa pero no pudo ser, no logró ese triunfo que buscó, que quería, ante los que pueden considerarse sus paisanos. Pese a ello, el mejor toreo de la tarde brotó de sus manos. De capa y de muleta. Pero con los aceros, sobre todo con el descabello, tuvo una mala tarde, y por ahí se le escapó toda posibilidad de triunfo.

Ante su primero, se lució con los lances de recibo. Con la muleta, llevando muy empapado en ella al colorado, consiguió ligar y así se sucedieron varias series, sobre todo al natural, con muletazos profundos. Tras una larga preparación para cuadrar al utrero, falló con los aceros y el triunfo se esfumó.

En su segunda intervención, frente al cuarto, un utrero serio, cuajado, más complicado que el anterior, con el hierro de Lozano Hermanos, mostró otra vez esa hambre de triunfo propio de un novillero. Con un trasteo que fue calando en los tendidos, basado de nuevo al natural, puso a todos de acuerdo en lo referido a la clase y fino estilo que atesora el joven de raíces corellanas. El ambiente era de triunfo, bonito y merecido, y más cuando mató de una casi entera. Pero el toro no dobló, se amorcilló y el novillero se hizo un gran lío después con el descabello. Otra vez será.

La media del pamplonés Expósito, que se lució en un quite a la verónica ante el tercero.

La media del pamplonés Expósito, que se lució en un quite a la verónica ante el tercero.

La única oreja de la tarde la cobró El Dani, Daniel Ollora. Y la consiguió precisamente por lo que no hizo su compañero: matar de una estocada, después de una faena correcta,  que debió tener más vuelos por la clase del novillo. Ante el tercero, tuvo el buen gesto de dejar torear al sobresaliente. Después, realizó una faena de muchos pases, de distinta calidad y contenido. En más de una ocasión se vio desbordado  por el motor y el recorrido del utrero. Terminó con una delantera pero no anduvo certero con el descabello y el público, finalmente, se vio obligado a guardar silencio.

This entry was posted in Actualidad, Temporada taurina en Navarra 2017 and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.