PACO UREÑA EN CORELLA: “NAVARRA ME HA MANTENIDO VIVO EN EL TOREO”

De izda. a decha., Javier Antón, José María Plaza, Adrien Salenc, Paco Ureña, José Antonio Cueva, Ramón Villanueva y Pedro Bermejo. Fotografía: Alberto Jiménez.

De izda. a decha., Javier Antón, José María Plaza, Adrien Salenc, Paco Ureña, José Antonio Cueva, Ramón Villanueva y Pedro Bermejo. Fotografía: Alberto Jiménez.

El matador de toros murciano recogió en esta localidad navarra el premio al triunfador de la pasada Feria de San Miguel.

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Corella se impregnó el pasado viernes de aroma taurino con la entrega de los trofeos de la pasada Feria de San Miguel, acto que estuvo presidido por el alcalde de la ciudad, José Javier Navarro, y por el presidente del Club Taurino Gracurris, José Antonio Cueva, en una estancia municipal llena de aficionados. Precisamente fue Cueva el encargado de entregar el trofeo al triunfador de la feria a Paco Ureña, matador de toros murciano que se mostró muy agradecido a Navarra. “Esta tierra ha sido la que me ha mantenido vivo en el torero, pues en los momentos más duros, más difíciles de mi profesión, siempre ha contado conmigo y me ha permitido torear, seguir adelante”, reconoció el premiado.

Ureña se hizo acreedor de tal galardón por su actuación el pasado 28 de septiembre frente a dos toros de Bañuelos. A su primero le cortó las dos orejas tras una gran faena, y ante su segundo, al que le cortó otra, dio una lección de pundonor pues, pese a sufrir una cornada de 15 centímetros, no dejó que le llevaran a la enfermería y concluyó la faena completamente dolorido por la herida que arrastraba en un gemelo.

El premio al toro más bravo recayó en Pañero, castaño bocidorado, número 1, de Antonio Bañuelos, lidiado en segundo lugar ese 28 de septiembre por el diestro Paco Ureña, quien le cortó las dos orejas. El ganadero burgalés no pudo acudir a la cita por tener que participar en el congreso de la Unión de Criadores de Toros de Lidia que se está celebrando en Lisboa. Por ello, remitió una carta de agradecimiento, en la que invitaba además al Club Taurino Gracurris a un tentadero en la finca burgalesa La Cabañuela. Por ello, fue el periodista José Luis Larrea quien recogió el trofeo de manos del socio del taurino e historiador Ramón Villanueva.

Más premiados

Por su parte, el matador de toros madrileño José María Plaza, en representación de la Escuela Taurina de Arganda, de la Fundación El Juli, de la que es profesor, y su muy joven alumno francés Adrien Salenc recogieron una placa que reconocía la colaboración de esta escuela en la becerrada que se celebró el 24 de septiembre en Corella, organizada por las peñas, en el que hicieron el paseíllo varios alumnos de este centro. El encargado de entregársela fue Pedro Bermejo, socio del taurino corellano.

Por último, el matador de toros navarro Javier Antón fue distinguido por su buena disposición ante la feria corellana, al impartir clases de toreo de salón a los niños en el centenario coso de esta localidad navarra. Tras recibir una placa de reconocimiento por parte del niño Francisco Jiménez, sobrino de Nabor Jiménez, propietario del restaurante El Crucero, aseguró que estaba muy ilusionado ante la próxima temporada, la primera completa como torero de alternativa.

Y fue precisamente en el citado restaurante donde se puso el punto final a la gala, con una cena de hermandad al que asistieron medio centenar de comensales.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.