HERMOSO DE MENDOZA SE PRESENTA Y TRIUNFA EN SAN BUENAVENTURA

Hermoso de Mendoza, sobre ‘Pirata’, se adorna en la plaza de San Buenaventura con la suerte del teléfono.

Hermoso de Mendoza, sobre ‘Pirata’, se adorna en la plaza de San Buenaventura con la suerte del teléfono.

Consiguió tres orejas de dos toros muy mansos de la ganadería San Pablo.

Ganado: Dos toros de San Pablo para rejones, segundo y cuarto, uno de Golondrinas, tercero, otro de Suárez del Real, quinto, y un novillo de De Guadiana, primero, de juego muy dispar.

Toreros: Jesús Sotomayor (dos orejas), Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas) y César Montes (silencio tras aviso y oreja).

Lugar y fecha: plaza de toros Monumental de San Buenaventura, estado de Coahuila (México). 18 de abril.

Incidencias: Media plaza. Actuaron los Forcados de Mazatlán. Sotomayor y el caballero navarro, que debutó en este escenario, salieron a hombros.

Después de tantos años actuando en México, se podía pensar que Pablo Hermoso de Mendoza había toreado en todas las plazas de ese país. No es así. El caballero navarro debutó el sábado pasado en la Monumental de San Buenaventura, donde le acompañó la suerte y consiguió triunfar tras haber cortado tres orejas a un pésimo lote de toros de San Pablo.

A su primer toro le faltó codicia, sobre todo de salida, por lo que Sancho no pudo lucir y sí trabajar para sacarlo de tablas. En banderillas, Janucá y Duende se esforzaron hasta sacar lo mejor de un cuatreño sin continuidad para seguir a las monturas. Y ya en el último tercio, Pirata dio aire al astado en cada una de las cortas e intentó sacarlo de sus querencias. Ante un toro muy parado, el jinete estellés, previo pinchazo, dejó un rejonazo y cobró un trofeo, que paseó junto al forcado de Mazatlán que había realizado la pega.

El cuarto fue otro manso integral, que no colaboró en ningún momento, por lo que los caballos se la tuvieron que jugar para sacar algo positivo de tan mala materia prima. Tras un rejón de castigo, comenzó a dolerse y a huir a tablas, se refugió en sus terrenos y se dedicó a esperar la llegada de los caballos. Lo mejor de la faena llegó con la salida de Disparate, que, al hilo de tablas, enceló al manso y lo llevó embebido en su cola durante una vuelta al anillo. Después, las piruetas ajustadas al máximo de Dalí y poco más. Tras la pega de los forcados, Hermoso de Mendoza mató de un rejonazo espectacular en todo lo alto, al segundo intento, y le fueron concedidas las dos orejas de otro toro para el olvido.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.