HERMOSO DE MENDOZA ALCANZA EN ARLES SU PRIMER TRIUNFO DEL AÑO EN FRANCIA

Hermoso de Mendoza triunfó de nuevo en Arles, ante 14.500 personas que llenaron el coliseo romano

Compartió la salida a hombros del coliseo romano, que se llenó, con Diego Ventura, que cortó tres orejas, una más que el navarro

Decimonovena actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en el coliseo romano de Arles y nuevo triunfo, en uno de los ruedos donde más triunfos ha sumado. Tal escenario, construido en el siglo I, se llenó con 14.000 personas que quisieron ser testigos del mejor torero a caballo para disfrutar con su toreo y el de sus monturas.

El caballero navarro cortó dos orejas, las dos del quinto, una menos que Diego Ventura, aunque la prensa francesa fue unánime a la hora de afirmar que la mejor faena de la mañana de ayer brotó de las riendas del jinete estellés en su labor frente al segundo del festejo.

Este trasteo fue un alarde de técnica y temple, se desarrolló despacio, ante un toro tan soso como brusco en sus embestidas. De salida, lo fue atemperando con dos rejones de castigo sobre Machado, que atacó de lejos y cambió de pitón en el último instante, ejecutando así la suerte a la perfección. En banderillas, tras las reuniones a cámara lenta de Silveti, que se encontró con un toro nada colaborador para galopar de costado,  la emoción a los tendidos llegó con la actuación de Ícaro, que toreó en redondo y siempre de frente, en terrenos mínimos y a escasa distancia de los pitones del murubeño. Todo hacía pensar en un triunfo de dos orejas pero, después de clavar tres cortas sobre Pirata, el torero estellés no acertó a la hora de matar –cuatro rejones y dos descabellos- y el premio se redujo a una cálida y cerrada ovación. La que a la postre fue la mejor faena de la mañana no conllevó la concesión de trofeos.

Sin embargo, sin consiguió dos frente al quinto, un toro de franca embestida, que acabó muy agarrado al piso, aunque siempre se desenvolvió en los medios. Lo llevó encelado con Dalí, quien lo paró dibujando círculos cada vez menores. En el segundo tercio, lo más positivo fue el debut en Francia de una de las nuevas monturas, la de Manolete, que emuló a su mítico padre, a Cagancho, en un templado alarde de toreo de costado. La faena alcanzó mayor tono con la transmisión de Pata Negra, con emocionantes banderillas y vibrantes piruetas. En el último tercio, de nuevo sobre Pirata, Hermoso se lució con las cortas y con un soberbio para a dos manos. Bajo un público entregado,  esta vez sí acertó con el rejón letal, del que el toro rodó sin puntilla. El coliseo romano se cubrió de pañuelos blancos y el torero navarro paseó triunfal las dos orejas del toro, que le permitían salir a hombros.

Tras el festejo, el estellés recibió el trofeo al mejor rejoneador en Arles del año pasado

El estellés toreó con Joaquín Bastinhas, que se fue de vacío, y con Diego Ventura, que cortó tres orejas y le acompañó en la marcha por la puerta grande. Concluido el festejo y en las mismas terrazas del coliseo, Hermoso de Mendoza recogió el trofeo al mejor rejoneador de la pasada temporada en esta localidad francesa.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja una respuesta