FALLECE PEPE HERRÁIZ, INFORMADOR TAURINO, DIBUJANTE Y AMIGO

Pepe Herráiz, en el patio de caballos de la plaza de toros de Pamplona. Fotografía: Eduardo Buxens.

Pepe Herráiz, en el patio de caballos de la plaza de toros de Pamplona. Fotografía: Eduardo Buxens.

Durante 15 años ilustró con sus acuarelas las informaciones sobre las corridas de San Fermín en Diario de Navarra.

La noticia de tu ida me ha pillado con el pie cambiado. Encerrado en la Biblioteca de Navarra, en un congreso sobres seguridad y espectáculos taurinos, he permanecido casi todo el día ajeno al móvil, al mismo que contenía el mensaje de tu marcha. Unos cuantos minutos después de leerlo, se han ido amontonando los recuerdos, sobre todo los de los muy buenos momentos que vivimos durante quince años en San Fermín. Que vaya triunfo de este matador de toros, que vaya petardo ha pegado tal ganadero, que el presidente no sabe por dónde le pega el aire…

Del taurino a la plaza y de la plaza al diario, al de Navarra. El detalle lo voy a hacer sobre… ¿te parece? Que sí, Pepe, que sí, lo que tú digas, pero rápido, que el tiempo es oro y más en San Fermín. Salíamos del periódico y nos despedíamos siempre muy cerca de donde se alojaba. Por ahí no, Pepe, por ahí. Sí, sí, ya estoy situado. Y es que, desde que te conocí, sentí que eras algo despistado. Tú, del 13; yo, del 14. Nos felicitábamos y prometíamos seguir viéndonos al año siguiente. En este sentido, cumplimos siempre nuestra palabra, hasta que…

Mis recuerdos me han llevado también hasta Lodosa, hasta esa acogedora cabaña de El Ontanal, a esas comidas de invierno capitaneadas por el buen ganadero que es José Antonio y a los consiguientes tentaderos. He recordado especialmente aquel día que bajaste al ruedo de la placita de tientas y le pegaste una vaca brava, noble, con mucha clase, un par de tandas de mano baja, relajadas, ajenas al tiempo. Entonces, tú volviste a sentirte novillero y a mí me vino a la cabeza la imagen del divino calvo, no del sevillano sino de ti, del riojano. Y hasta compartimos alguna jornada de compadreo en tu querido Logroño.

Ahora ya te has ido, a esas alturas celestiales y taurinas desde las que disfrutarás del ambiente taurino con todos los que nos dejaron, buenas gentes, como tú. Sin embargo, aquí abajo, ya no habrá detalle, ya no habrá ese toro a toro, ya no habrá periódico, ni esa callada complicidad que nos mantuvo unidos. Sólo han pasado unas horas de tu marcha y a mí ya me invade la tristeza, pese a que te recuerdo siempre alegre, con la buena pasta de la que estabas hecho. Y seré egoísta, pero jode tu pérdida, cada vez más. No te preocupes, ya me iré recuperando. Ahora, he perdido hasta las ganas de seguir escribiendo. Mi corazón me dice que he perdido un amigo y yo le contesto que sí, a una gran persona, a un entrañable e irrepetible amigo.

 

Una breve biografía.

José Alfono Herraiz nació el 13 de julio de 1931 en Logroño. Su afición por el toro bravo le llevó a ser novillero, crítico taurino y pintor. Como informador, trabajó en Nueva Rioja, La Voz de la Rioja, Onda Cero, La Gaceta del Norte, Noticias de La rioja, Diario Montañés, El Correo y numerosas publicaciones taurinas. En Pamplona, disfrutó en San Fermín colaborando en Diario de Navarra durante quince años, con sus bellos ‘detalle de la corrida’ y su especial visión en el ‘toro a toro’.

Como pintor, su última exposición data de hace dos años, cuando la Sala de Muestras de Ibercaja recogió sus últimos trabajos. En 2009 fue premiado por la Federación Taurina de La Rioja y fue distinguido como ‘taurino del año’. Otros clubes como los de Logroño, Arnedo, Calahorra y de fuera de La Rioja contaban siempre con sus obras para ilustrar sus libros taurinos o sus cartelerías sobre los diversos actos que organizaban. Así lo asegura mi compañero Pablo García Mancha.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.