EL VALLADO DEL ENCIERRO, REFORZADO EN EL PUENTE DE LA ROCHAPEA

El vallado del encierro, junto a la tómbola, son la primeras señalas en la ciudad de la cercanía de las fiesttas.

El vallado del encierro, junto a la tómbola, son la primeras señalas en la ciudad de la cercanía de las fiesttas.

Los toros derrotaban especialmente en la esquina del puente desde los Corralillos y se aumentará la seguridad.

Faltan cuatro días para la última escalera de los Sanfermines, 34 para que estalle el cohete el 6 de julio, de modo que los operarios de la carpintería Hermanos Aldaz, atentos siempre al calendario, comenzaron ayer el montaje del vallado del encierro: 848,6 metros para 2.700 tablones, que este año colocarán con el mimo de siempre, pero con mayor atención a la seguridad en el puente de la Rochapea, donde los toros derrotaban el año pasado en el encierrillo de la noche.

Por lo demás, Ignacio Aldaz precisó ayer que la normalidad protagonizará la colocación del vallado, “sobre todo porque en la ciudad no ha habido grandes obras desde el año pasado”. Repararán en la seguridad y este año incidirán especialmente en la zona del puente de la Rochapea, donde los toros tiran hacia la esquina en el encierrillo.

Cuatro operarios comenzaron ayer a colocar el vallado. El punto de inicio estaba en los corrales de Santo Domingo espacio donde, desde este año, el vallado es ya permanente, puesto que se instaló como reclamo turístico. Después continuarán hacia los Corralillos.

Los carpinteros siguen un código de números y letras que establece la ubicación de los elementos para montar y asegurar al suelo los casi 900 postes que sujetan los 2.700 tablones.

Son necesarias también un total de 4.000 cuñas de madera. Además, fijarán 70 puertas y reforzarán la estructura general del doble vallado con otros 120 elementos. El trabajo de colocación terminará el día 6 de madrugada, cuando las villavesas (autobuses urbanos) dejen de circular. Entonces acabarán de colocar los metros correspondientes a las calles Estafeta y Amaya. La operación se inicia en las zonas con menos afección de tráfico y acaba en las más complicadas.

De todas formas, la Policía Municipal informará a los vecinos de las zonas afectadas para que retiren sus vehículos con el fin de continuar con la tarea.

“La gran recogida”, tal y como la califica Ignacio Aldaz, se iniciará el mismo 14 de julio, con especial incidencia el 15. Desde hace tres años, todo el material se guarda durante el año en los corralillos, y en los últimos días los carpinteros lo han repasado allí mismo. Cada elemento en mal estado se reemplaza por otro similar, pero ya realizado en madera certificada PEFC (procedente de bosques de gestión sostenible).

La carpintería Hermanos Aldaz, de Puente la Reina, asume la colocación del vallado desde 1992. Y esta no es su única tarea en Sanfermines. A ellos les corresponde también encender el cohete que, a las ocho de la mañana, anuncia el inicio del encierro desde los corrales de Santo Domingo.

Información de P. F. L. para Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad, San Fermín 2015 and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.