EL CENTENARIO FÉLIX LEORZA, SOCIO DE HONOR DEL CLUB TAURINO ESTELLÉS

F´élis Leorza con la plaza de socio de honor, junto a su hija María Puy y el preside y el vicerepisdiente del taurino estellés.

F´élis Leorza con la plaza de socio de honor, junto a su hija María Puy y el preside y el vicerepisdiente del taurino estellés. Fotografía: M. P. Portillo.

Representantes de esta entidad taurina le entregaron un pañuelico rojo y una placa conmemorativa, justo en el día en que el veteranísimo aficionado cumplía 100 años.

Félix Leorza Leza cumplió ayer un siglo de vida, convirtiéndose así en el único centenario taurino no sólo de Estella, sino también de Navarra, y el segundo de toda la geografía española. Para celebrar esta fecha tan especial en su calendario, una parte de la junta directiva del Club Taurino Estellés, del que Leorza es socio, acudió a su hogar para compartir con él algunas de las muchas anécdotas que ha vivido durante sus largos años de aficionado.

Juan José Crespo Saiz, presidente de este club estellés, acompañado por el vicepresidente, Roberto Ojer Aramendía y la vocal de la junta directiva Leyre Corroza Arana, le hicieron entrega de un pañuelico rojo y una placa que lo acredita como miembro de honor del club. Se suma, así, a una lista privilegiada de esta organización integrada exclusivamente por el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y el torero Francisco Marco.

A sus 100 años, todavía goza de muy buena salud. Lo único que le fallan son las piernas, pero no por ello deja de entusiasmarse cada vez que habla de toreo. Esta es, junto con la pintura, sus dos grandes aficiones. De hecho, fue él quien diseñó el primer escudo del club taurino al que pertenece.

Sus dos hijos, Joaquín y María Puy Leorza Segorbe, cuentan que nació detrás de la iglesia de San Juan Bautista mientas se celebraba una corrida de toros. A los 19 años de edad comenzó a correr los encierros y siempre que le ha sido posible, ha participado en todas las actividades que organiza el club. Se trata de los pocos estelleses que todavía continúan en pie que ha conocido no solo la construcción de la plaza de toros de su ciudad, sino también los recintos de la plaza de los Fueros y del barrio San Miguel que se colocaban de manera temporal durante las fiestas patronales para celebrar las corridas de toros.

Información de María Puy Portillo para Diario de Navarra.

This entry was posted in Actualidad and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.