DISCRETO INICIO DE LA FERIA DE CASCANTE CON UNA OREJA PARA CADA REJONEADOR

Javier San José se adorna frente al tercero. Fotografía: Miguel Pérez.

Los novillos de Eugenio Frías tuvieron calidad suficiente para haber visto un rejoneo de mayor altura.

Ganado. Cuatro utreros de Eugenio Frías, desiguales de presentación, con más cuajo segundo y tercero, chicos los otros dos, y nobles y colaboradores en general, sobre todo los dos últimos, que destacaron por su calidad.

Rejoneadores.

Javier San José: palmas y oreja.

Raúl Martín Burgos: oreja y silencio tras petición.

Presidencia. A cargo de Susana Pérez Resano, asesorada por Juan José Cerdán y Rosa López, correcta al no conceder una oreja del cuarto, tras una petición sonora pero minoritaria de pañuelos.

Incidencias. Casi tres cuartos de plaza. Tarde nublada y agradable.

La feria de Cascante comenzó con un discreto festejo de rejones. Tanto Javier San José como Raúl Martín Burgos cortaron una oreja, pero los novillos de Eugenio Frías tuvieron calidad suficiente para poder ver un rejoneo de mayor altura. Los cuatro utreros destacaron por su nobleza y buen son en las embestidas. A los dos primeros les faltó un punto más de fuerza, pero tanto tercero como cuarto tuvieron el motor necesario.

Javier San José fue quien realizó lo mejor de la tarde, intentando realizar siempre las suertes con pureza, despacio, citando de frente y templando. Bien es cierto que no siempre lo consiguió y en muchas ocasiones clavó a toro pasado. A sus faenas, en cualquier caso, les faltó más ritmo e intensidad, ya que no llegó nunca a conectar con los tendidos. Fue premiado con una oreja en su tercero tras un rejón trasero y caído.

Raúl Martín Burgos no paró de galopar ante su primer novillo. Todo fueron prisas, aunque bien es cierto que estuvo certero a la hora de clavar las banderillas. De las seis farpas que puso al novillo, cuatro fueron al violín. Mató de un rejonazo muy contrario y trasero y fue premiado con una oreja.

Mejor estuvo ante el cuarto. Sin tanto efectismo, Martín Burgos estuvo más templado y buscando rematar las suertes. Volvió a matar trasero y contrario y, aunque hubo una petición más ruidosa que mayoritaria, no fue premiado con una oreja.

Texto: Miguel Pérez.

This entry was posted in Actualidad, Temporada taurina en Navarra 2011 and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja una respuesta